Ayahuasca – sabiduria popular de los xamanes en manos del comercio

0
157

La Ayahuasca es una planta que pertenece a la familia de las Malpighiáceas y que crece de manera silvestre en la Amazonía baja del Perú.

Es una liana grande trepadora de ramas grises o parduzcas, de escaso grosor. Tiene hojas simples, de unos 17 centímetros de largo por 9 centímetros de ancho, redondeadas, agudas y con 2 glándulas en la base.

Usos:

  • Alucinógeno: La ayahuasca es la planta sagrada de la Amazonía, presente en los rituales chamánicos desde tiempos milenarios; con sus tallos se prepara un brebaje alucinógeno que produce una sensación de parálisis, excitación y lucidez del espírtu.
  • Medicinal: La ciencia ha determinado que el uso de sustancias psicoactivas presentes en plantas como la ayahuasca tiene buenos resultados en el tratamiento de fármacodependientes. La cocción de sus hojas, tallo y semillas sirve como laxante, estimulante de la memoria y es bueno para el tratamiento del mal de Parkinson.

Cultivo:

Se desarrolla en climas tropicales y subtropicales hasta los 1500 metros sobre el nivel del mar y con  precipitaciones entre los 1800 y 3500 mm/años.

Prefiere suelos arcillosos con abundante materia orgánica y se le siembra al iniciarse la temporada lluviosa.

Componentes Ayahuasca

El componente básico es una decocción de la liana Banisteriopsis caapi, pero existen otras plantas que también contienen este elemento, tales como la Colaoriopsis caapi o la ruda Siria, por lo que pueden utilizarse en lugar de la liana, lo que dotará a las diversas ayahuascas de una gran variabilidad en su composición y perfil farmacológico. En otros casos, como por ejemplo en los rituales shuar del natemano, la liana Banisteriopsis caapi es el único componente de la decocción.

La liana del ayahuasca Banisteriopsis caapi contiene alcaloides del Grupo Harmala. Los principales son harmina (un principio activo al que antes de su clasificación oficial en 1939 se le llamó banisterín, yageína o telepatina debido a las propiedades telepáticas), tetrahidroharmina (THH), y en bajas concentraciones también presenta harmalina. Este grupo de alcaloides no es exclusivo de las especies de Banisteriopsis, también se presenta en las semillas de la Peganum Harmala o ruda siria.

Uno de los preparados más comunes será la mezcla de la liana Banisteriosis caapi con Psychotria viridis, Chacruna en uno de sus nombres nativos. También se puede encontrarla mezclada con la Diplopterys cabrerana o chacopranga, o con la Mimosa hostilis. Estas plantas aportarían al preparado, en su caso, la molécula dimetiltriptamina o DMT. Si se atiende a la escasísima concentración de DMT que estas plantas aportan al cocimiento resultante, en comparación con los niveles estándar de psicoactividad probados para la ingesta oral del DMT, se advierte la complejidad farmacológica de esta decocción y se comprenderá el por qué de su escasa toxicidad. Algo similar cabrá decir de los (IMAOs) ingeridos que, utilizados como antidepresivos en psiquiatía, requieren de un uso muy prolongado de cara a que puedan desplegar sus efectos. Con todo la variabilidad en la composición de las diversas ayahuascas será muy grande encontrándose en alguna de sus variantes el tabaco u otras plantas. El resultado es un brebaje farmacológicamente complejo y de escasa toxicidad empleado para rituales médicos y/o religiosos y en la medicina tradicional de los pueblos nativos amazónicos.

Usos

El ayahuasca tiene un origen milenario entre las culturas del Amazonas de Colombia, Perú, Bolivia, Ecuador y Brasil,

El grupo étnico Shuar del sur y la frontera del Ecuador y Perú (Jívaros por como los llamaron los invasores españoles) hacen uso de la ayahuasca pero con el nombre de “Natem” por los “Uwishin” (nombre del shaman Shuar). Los Shipibo Conibo del Perú usan en sus ceremonias y ritos de curación desde tiempos muy antiguos esta preparación. Del mismo modo como resaltan las comunidades Inga y Kamsá en la amazonía colombiana por su importante uso del Yagé para la práctica etnomedicinal. Los chamanes o médicos shipibos (Junes, Onayas, Murayas y Mutsarawas por su rango) herederos del conocimiento ancestral de las diferentes mezclas, preparaciones y usos del ayahuasca, utilizan estas adiciones para diferentes motivos, determinando las plantas que agregan según el efecto u objetivo buscado, ritual, ceremonial o curativo.

La preparación varía según los grupos indígenas, las poblaciones y los médicos chamanes de cada población, guardando cada uno su secreto y habiendo diversas recetas con diferentes agregados.

El ayahuasca es pues la poción por excelencia del mundo Amazónico y nexo de unión entre diversas culturas que tienen en común el consumo individual o grupal de la ayahuasca con diversos fines, que abarcan desde lo curativo a lo que tiene un carácter espiritual o de revelación personal.

Propiedades curativas de la ayahuasca

Es una herramienta que está mostrándose de utilidad en ciertas aproximaciones terapéuticas y de autoconocimiento, y está siendo estudiada desde hace tiempo por médicos, farmacólogos, psicólogos y psiquiatras de todo el mundo como herramienta para diversos problemas, con especial relevancia en ayudar a los sujetos a romper con los procesos y hábitos dañinos para sí mismos y para otros. De hecho su uso en tratamientos de desintoxicación y adicciones es un hecho en países como Brasil y Perú configurándose como uno de los tratamientos más punteros para las drogodependencias.

La ayahuasca ha mostrado ser una terapia muy efectiva en el campo de la psiquiatría y la psicología en el tratamiento de la depresión y la ansiedad así como los problemas de personalidad y la esquizofrenia. La compleja farmacología de la ayahuasca, muy relacionada con la sinergía existente entre diversos alcaloides, al tiempo que la escasa toxicidad demostrada por los diversos y ya numerosos estudios científicos que se van elaborando, es uno de los aspectos más relevantes de este preparado vegetal.

El Ayahuasca en su estado natural es un purgante, pero hervido con otras plantas tiene efecto alucinógenos.

Ceremonia de ayahuasca en el Amazonas

Todas las ceremonias de ayahuasca, se realizan en las noches y puede durar unas 4 horas, durante la ceremonia de ayahuasca el chamán guía a través de sus icaros (canciones del chamán dada por los espíritus de la naturaleza), después de beber la bebida sagrada, la ayahuasca tiene una acción profunda en el cuerpo, mente, emociones y espíritu, que nos permite confrontar y conquistar nuestros miedos más profundos, revitalizar energías vitales y despertar un mayor nivel de conciencia En la ceremonia se abre una conexión con la espiritualidad que durará toda la vida, la ingestión de la ayahuasca no produce ningún tipo de dependencia. Muchas veces en una ceremonia pueden producirse vómitos, diarreas, sudoraciones y otros efectos.

El reto de la persona es entender el significado real de las visiones que muestra la planta Ayahuasca y utilizar ese aprendizaje en su vida diaria.

[editar] La ayahuasca en el Perú y en el mundo

Actualmente en el Perú y en todo el mundo se encuentran instituciones con equipos mixtos de chamanes nativos y médicos, psiquiatras y psicólogos que trabajan en conjunto las terapias con ayahuasca. Investigadores de medicina moderna como el doctor Rick Strassman M.D. han estudiado a fondo la forma y mecanismos de acción de los alcaloides activos de la ayahuasca y sus conexiones con la cosmovisión y religiosidad de los pueblos originarios de esta tradición y otras culturas del mundo como la egipcia, considerando imprescindible el nexo con la experiencia fisiológica y la experiencia espiritual que existe en los estados que provoca el ayahuasca y su alcaloide activo visionario (DMT). En su caso es la primera investigación seria y oficial hecha en Estados Unidos con una metodología científica y profesional.

La ayahuasca es, así mismo, el sacramento de varias iglesias brasileñas, como el Santo Daime o la União do Vegetal, que se han expandido por Estados Unidos y Europa, con un uso adecuado y respaldado por la experiencia y las investigaciones del gobierno brasileño y americano. Estas instituciones religiosas, de corte sincrético e integradoras del complejo legado cultural amazónico en el que convergen lo puramente amazónico y lo cristiano, han constatado el progresivo reconocimiento de su actividad y práctica religiosa. Tal reconocimiento jurídico encuentra su base en el ejercicio de la libertad religiosa y en tanto expresión tradicional de la cultura amazónica.

La ayahuasca también ha sido declarada patrimonio cultural del Perú y Brasil para ofrecer mayor protección a la planta, a los ritos y a la cultura asociada a su uso. El uso de la ayahuasca en países como el Perú, Brasil, Ecuador y Estados Unidos de América está amparado legalmente por el reconocimiento de sus usos tradicionales y religiosos en el propio marco que sirve el reconocimiento jurídico de los derechos de los grupos tribales nativos así como de instituciones religiosas como la Unión do Vegetal o el Santo Daime.

Actualmente y desde hace algunos años, en varias ciudades de Venezuela se realizan ceremonias de Ayahuasca, guiadas por taitas (chamanes) mayormente provenientes del alto y del bajo Putumayo (Colombia). Es común que durante las ceremonias haya música y cantos, y que al final de ellas los indígenas realizen “limpias” a los presentes, las cuales varían según las costumbres rituales de cada taita y/o de la etnia a la que pertenezca.

El Instituto Nacional de Cultura de Perú (INC) declaró Patrimonio Cultural de la Nación a los conocimientos y usos tradicionales de la planta Ayahuasca (banisteriopsis caapi) practicados por comunidades nativas amazónicas de este país, según una resolución publicada hoy en la gaceta oficial.

Esta liana, que tiene cualidades psicotrópicas y forma parte de la cosmovisión del chamanismo, “es conocida por el mundo indígena como una planta sabia o maestra que enseña a los iniciados los fundamentos mismos del mundo y sus componentes”, destacó la norma.

“Los efectos de su consumo constituyen la entrada al mundo espiritual y a sus secretos, es así que en torno al ritual de Ayahuasca se ha estructurado la medicina tradicional amazónica. Su uso y los resultados de éste, son necesarios para todos los miembros de las sociedades amazónicas”, matizó el dispositivo.

La resolución subrayó que los efectos que produce la Ayahuasca (liana de los cielos en quechua), que son distintos de los que usualmente producen los alucinógenos y que se dan en un marco culturalmente delimitado y con propósitos religiosos, terapéuticos y de afirmación cultural, han sido ampliamente estudiados.

El INC explicó que su resolución busca proteger el uso tradicional y del carácter sagrado del ritual de la Ayahuasca, “diferenciándolo de los usos occidentales descontextualizados, consumistas y con propósitos comerciales”.

Esta liana de la Amazonía también es conocida en Brasil como Caapi, en Ecuador como Natema y en Colombia como Yajé

Declaran patrimonio al conocimientos y usos de planta amazónica Ayahuasca

La palabra AYAHUASCA, pertenece al quechua (idioma de los INCAS, la antigua cultura peruana), y significa “soga del alma” o liana que nos lleva al mundo de los espíritus.

Esta palabra, se usa en la amazonía peruana, en dos acepciones:

1. AYAHUASCA, vegetal BANISTERIOPSIS CAAPI, lianas, enredaderas o sogas de Ayahuasca, que se produce en la selva amazónica.

2. AYAHUASCA, bebida sacra, que se prepara en base a Banisteriopsis Caapi y Psychotria Viridis (Chacruna), entre otros elementos. Esta bebida especial provoca estados de carácter curativo, místico y visionario.

Otro sentido contemporáneo, entiende a la Ayahuasca como una extraordinaria substancia química, equivalente a un neurotransmisor u hormona cerebral, que activa el psiquismo y pone de manifiesto o revela las infinitas potencialidades humanas.

Entender a la Ayahuasca como la “LIANA QUE NOS LLEVA AL MUNDO DE LOS DIOSES”, resume el sentido general, esencial y ancestral, de la experiencia de beber esta bebida, y su profundo e intrínseco carácter místico.

Mitológica y tradicionalmente, se entiende que la Ayahuasca es la máxima deidad de toda la realidad natural. La Ayahuasca es la madre (espíritu o alma) de todas las madres. Se concibe tradicionalmente, que en la naturaleza, el agua, las piedras, la tierra, los animales y cada una de las plantas, tienen un ánima – alma que las sustenta. De todas estas ánimas, la ánima de mayor dimensión, es la “Madre Ayahuasca”, espíritu de todos los espíritus. Hablar de la Ayahuasca, es hablar de la mayor vibración (conciencia cósmica) contenida en la naturaleza. En este sentido, Ayahuasca equivale a Dios, en el sentido más amplio, profundo y panteísta del concepto.

Además de ser la suprema deidad, la Ayahuasca es también la “Planta Maestra” por excelencia. Es así que la Ayahuasca, ha venido a constituir el elemento más importante para entender el chamanismo, la religiosidad, el misticismo, las artes y otras prácticas culturales amazónicas. Es más, la misma cultura, se habría generado a partir de las experiencias extáticas de beber la Ayahuasca, en una dinámica, entre el hombre, la naturaleza y la sociedad.

La Ayahuasca, tiene un importante valor y significado, no sólo para nuestros pueblos aborígenes, sino también para los habitantes de las modernas ciudades, porque el estado extraordinario de iluminación de la conciencia (trance) que se logra alcanzar, es una auténtica y efectiva fuente desarrollo personal.

Psicológicamente, esta bebida mágica nos ofrece la posibilidad de acceder a nuestro mundo inconsciente o subconsciente y conocernos plenamente. Estos vegetales nos abren una puerta para experimentar lo sagrado e integrarnos con todo lo maravilloso que existe en la naturaleza. La Ayahuasca permite desarrollar el arte del encantamiento y ensimismamiento: Las personas que beben Ayahuasca, van desvelando y descubriendo el misterio que son. Esta apertura, equivale a una nueva dimensión de conciencia.

La experiencia de beber Ayahuasca, es como experimentar un sueño, pero mientras estamos despiertos. Sentir los efectos de la Ayahuasca, es como soñar, pero con plena conciencia del contenido de las imágenes y de las emociones que constituyen el sueño. Esto es, acceder a la infinita información que contiene nuestro sub-conciente o mundo espiritual, logrando con ello, la conquista del vasto conocimiento de uno mismo.

Sabiduría, es la suprema y prudente comprensión de todas las cosas, resultado de la experiencia y madurez. Sabiduría, es un saber universal, tanto teórico como práctico. Los antiguos griegos por ejemplo, relacionaban ciencia con experiencia y saber con virtud.

No ajenos a esta manera omnisciente de entender la realidad, la práctica de beber la Ayahuasca, nos ha conducido, hacia el cultivo de una sabiduría íntegra, que implica tanto el conocimiento del ser humano como de la naturaleza en su totalidad. La naturaleza es nuestra madre (PACHA MAMA – MADRE TIERRA), y la Ayahuasca, parte esencial de la tierra, es nuestra planta maestra, proveedora de sabiduría y poder para lograr plena felicidad en nuestra vida.

“Ayahuasca Sabiduría” es el cultivo de conocimientos inspirados en nuestros delirios extáticos con la “Planta Maestra” Ayahuasca.

Entendiéndonos UNO con la naturaleza, el conocimiento brota de esta unidad esencial. Nuestra práctica de beber Ayahuasca, consolida nuestra atenta observación, funde nuestra mirada profunda, tanto interna como externa, de la naturaleza.

Aunque para algunos parezca absurda esta concepción gnoseológica, la naturaleza nos enseña mucho. La mejor maestría es de la propia naturaleza, el cosmos – orden. En este sentido nuestra tradición amazónica ha entendido a la Ayahuasca como una “Planta Maestra”. Planta y deidad que nos enseña la sabiduría completa para la vida.

Esta sabiduría abarca:

1. El conocimiento chamánico, para reestablecer la salud física-orgánica y psicológico-espiritual.

2. El conocimiento para la vida familiar, que permite realizar una convivencia armoniosa entre todos los miembros de la familia.

3. La lucidez para desarrollar las virtudes personales, que permiten realizar bien nuestra labor productiva o profesional.

4. El despertar y desarrollo de nuestra inteligencia múltiple, para resolver con precisa sensatez cualquier tipo de problema.

Razón mística

Nuestra capacidad “racional” de ver las cosas no se debería contraponer para nada con nuestra capacidad “mística” o inefable, de vivir la totalidad. En tal sentido, se trata de integrar nuestro ser racional-material con nuestro ser místico-espiritual. Estas dos dimensiones reales de nuestro ser, no deben contradecirse; todo lo contrario, se trata de integrarlos armoniosamente; se trata de lograr la mayor reconciliación de ambos aspectos en uno mismo. Nuestro cuerpo material y nuestra infinita conciencia, son dos manifestaciones de de una sola y maravillosa gran unidad, que somos nosotros los seres humanos integrados con la totalidad.

Nuestro cuerpo y nuestra mente, c onstituyen una maravillosa unidad biológica.

seminarios o retiros en la amazonia.

La Ayahuasca, permite el despertar y ascenso de nuestra conciencia, al mundo espiritual que todos llevamos latente. Esta mística, nos permite descubrir nuestro sentido existencial personal, a través del re-encuentro con nuestro MAESTRO INTERIOR.

Esta INICIACIÓN, es un ascenso e ingreso en zonas sagradas, que nos permiten RENACER espiritualmente y auto-curarnos. Se trata de la liberación y ampliación más sublime de nuestra conciencia, y de la manifestación y re-conocimiento de nuestras infinitas potencialidades.

El contacto con la Ayahuasca, lo realizaremos en la Madre Tierra Roja de la amazonía peruana, en una agradable casa de campo, construida totalmente con madera, y ubicada en las afueras de la ciudad de Pucallpa, en el Departamento de Ucayali en pleno bosque Amazónico.

El CONCEPTO TRADICIONAL de nuestra propuesta de CONTACTO e INICIACION con AYAHUASCA, tiene que ver con las nociones de DIETA y RETIRO.

Para lograr un adecuado provecho de las experiencias con ayahuasca, se debe mantener durante todo el proceso, una DIETA, desintoxicación o purificación, que consiste en la realización de una alimentación natural, es decir de fácil digestión, basada en frutas, jugos o sumos, verduras y líquidos naturales, además de una respiración de aire puro.

Junto con este primer aspecto, proponemos el RETIRO ESPIRITUAL, que es una temporada (5 días, o más, según acuerdo) desconectados de las metrópolis, alejados de la contaminación urbano-industrial, y libres del bullicio citadino y de la frivolidad del medio social. Usted disfrutará, se relajará y se nutrirá del contacto con la naturaleza, la armonía del sonido natural, la calidez del Sol amazónico, y la frescura y vitalidad de nuestra Madre Tierra Roja.

Esta reveladora y extraordinaria experiencia de contacto e iniciación con la Madre Ayahuasca, la realizaremos en nuestra casa campestre, porque lo alojaremos en habitaciones uni-personales con ventanas amplias, que le permitirán contemplar el amanecer y el anochecer en toda su dimensión.

Así, el maravilloso universo mágico de la ayahuasca, con todo su poder curativo y trascendente, queda al alcance de vuestras consciencias y vuestros cuerpos. Estamos para servirlos.

Auto-descubrimiento, auto-conocimiento. Vivir en carne propia y de manera profunda, la extraordinaria experiencia de descubrir a nuestro maestro interior, y desarrollar a partir de esta realización, una nueva vida, ya regenerados, ya revitalizados, ya re-encaminados.

 

Dada la complejidad y delicadeza que implica realizar sesiones con ayahuasca, y lograr que los participantes conquisten el provecho deseado, ponemos a vuestro alcance, un Seminario-Taller, dedicado exclusivamente a la enseñanza del uso adecuado de la bebida maestra Ayahuasca.

Se trata de un estudio, que recoge lo mejor de la tradición del chamanismo con ayahuasca de la amazonía, e incorpora los aportes, logrados en nuestro presente.

Nuestra práctica curativa con Ayahuasca, pone especial atención al mundo interior de cada persona. Y es gracias al efecto, de apertura y crecimiento de la conciencia que produce esta Planta Maestra, que podemos curar profundas dolencias psíquicas que tienen su correlato en lo físico.

Si bien es cierto que la ciencia nos ha dado grandes satisfacciones, al mismo tiempo, la ciencia tiene grandes limitaciones. Una de estas notables limitaciones, es que, algunos “académicos” no pueden, hasta ahora, entender íntegramente al ser humano.

 Y esta limitación, se debe, al dogmatismo y prejuicio, que domina el entendimiento de los “científicos”. Hasta el día de hoy, por ejemplo, no aceptan la existencia latente, de un universo interior determinante, en cada ser humano.

. Informar adecuadamente, con respecto al correcto uso de la bebida medicinal Ayahuasca.

2. Dotar a los participantes, de un sólido conocimiento, para la realización de experiencias místicas, exploración de la conciencia, o limpiezas psíquico-físicas con Ayahuasca.

3. Mostrar a los participantes, un conjunto de experimentos y prácticas que corroboren la teoría.

 

Entendemos que el ser humano es una realidad bio-psico-socio-cultural, y por ello, somos una gran unidad, que integramos en nuestra constitución, de manera indesligable, a los planos: físico y mental.

La propiedad fundamental que produce nuestra bebida Ayahuasca, es la de despertar nuestra conciencia. Bebemos Ayahuasca para pensar y repensar, para descubrir y re-descubrir, para extender y extender, cada vez más y más, nuestra infinita conciencia. Así, la Ayahuasca, pone en actividad algunas funciones cerebrales, cotidianamente inactivas o neutralizadas.

Este despertar de la conciencia, es en otros términos, el conjunto de bondades, ventajas curativas o beneficios reales que produce la Ayahuasca, que describimos a continuación:

  • PURGA, LIMPIEZA FÍSICA (orgánica) Y PSICOLÓGICA (espiritual)

    La Ayahuasca, es conocida y empleada tradicionalmente, como un purgante para el cuerpo y para el alma. Al beber ayahuasca, realizamos una profunda limpieza orgánica y psicológica-espiritual. La Ayahuasca, es medicina mágica que produce efectos rehabilitadores reales. Diversos malestares orgánicos han sido tratados, y aun todavía, ésta maravillosa substancia nos sigue admirando, con la variedad de problemas físicos que resuelve, luego de una consecuente etapa de tratamiento.
  • PARA TRATAR LAS ADICCIONES Y TOXICOMANIAS.

    La ayahuasca permite rehabilitar toxicómanos o sujetos de comportamiento compulsivo. Es un excelente remedio para tratar las dependencias, sean de drogas duras o prohibidas y también las aparente e inofensivas drogas legales. Por su reveladora capacidad de cohesionar la conciencia despierta con el mundo sub-conciente, re-encausa el sentido de vida existencial que el enfermo o toxicómano ha perdido.

  • AUTO-CONOCIMIENTO, AUTO-EVALUACIÓN, AUTO-ANÁLISIS.

    La purga con Ayahuasca, es una purga integral, y por lo tanto, abarca también y necesariamente, una “purga” de tipo psicológica. Se trata de la expulsión de auto-condicionamientos mentales que nos son perjudiciales. La Ayahuasca nos permite realizar la autocrítica de mayor calidad de toda nuestra existencia. Es la auto-evaluación más completa; es el balance o auto-análisis de mayor provecho que podemos lograr. Es visualizar detalladamente nuestra vida, para a partir de este reconocimiento buscar las soluciones más pertinentes a nuestras dificultades latentes. El logro del desarrollo de este auto-conocimiento, es dirigir nuestra atenta mirada a nosotros mismos.
  • LA TERAPIA DEL VUELO MÁGICO.

    La etapa de purga psicológica del trance, se suele presentar como una lucha contra nuestros propios temores; en tal sentido, se asume el reto de pasar por terrenos oscuros de nuestro sub-conciente, para ascender luego al cielo, donde se haya la paz, la armonía o la curación. Esta trayectoria tiene el esquema (proceso curativo) que consiste en liberarse de los fantasmas psíquicos, exorcizar nuestros propios demonios, para luego, liberados y purificados, alcanzar la paz y la salud.

  • REGRESIÓN o INTROSPECCIÓN.

    Recorrido profundo a través de nuestra evolución psíquica, revisando cada etapa de nuestra vida para una mejor auto-comprensión. Es una verdadera reviviscencia, un verdadero y real volver a vivir algunos pasajes de nuestra vida, para superar conflictos. Téngase en cuenta que esta retrospección, es la base necesaria para mirar hacia nuestro porvenir. Una mirada clara y completa hacia el pasado, permite proyectarse solidamente hacia el futuro.

  • RECONOCIMIENTO DE NUESTRA EVOLUCIÓN PSÍQUICA

    Este proceso regresivo, desbloquea traumas, miedos, fobias; bloqueos emocionales implantados en nuestro subconsciente durante nuestra infancia, vida intrauterina o incluso, posibles vidas anteriores las cuales representan nuestras tendencias y limitaciones actuales. La Ayahuasca nos permite desarrollar nuestro propio aprendizaje inherente a la propia línea evolutiva y descubrir o redescubrir cual es nuestro objetivo personal, cuáles son las decisiones correctas en la vida cotidiana que debemos tomar.

  • CONSCIENCIA DE NUESTRA SUBCONSCIENCIA.

    El subconsciente es lo oculto de nuestro ser, es la memoria de todas las experiencias que nuestro consciente no recuerda. El subconsciente es donde se instauran los traumas, los miedos y los recuerdos que de forma inconsciente nos afectan sin saber de donde salen. La capacidad que tiene la Ayahuasca de abrir el subconsciente la convierte en una sustancia de gran potencial en auto-psicoterapias.

  • FUNCIÓN ADAPTOGENA

    La ayahuasca, permite desarrollar procesos cognitivos que permiten una mejor comprensión del medio social en el que vivimos, y con ello se produce una plena comprensión del papel que nos toca cumplir en la sociedad. La Ayahuasca cumple función adaptógena o socializadora. Se resuelven así, desajustes y contrariedades relacionadas con la posición que nos toca ocupar en el mundo; esta función tiene que ver con descubrir el sentido que tiene nuestra existencia.

  • LA AYAHUASCA ES UN DESALUCINADOR

    Estas “plantas maestras” son mal llamadas drogas o alucinógenos, cuando realmente son DESALUCINADORES, pues nos permiten percibir la realidad tal cual es, y salir de la alucinación cultural y social en la que podemos estar entrampados. Mucha gente se haya alucinada, extraviada con respecto a no tener claro lo que están haciendo en la vida. Mucha gente se haya envuelta en una enfermiza ilusión y por lo tanto son victimas de un proceso decadente de enajenación o alienación en todo los niveles. La Ayahuasca rompe esa ilusión, despierta y presenta al mundo y la vida tal y como son. No existe mejor forma de poner los pies sobre la tierra, que bebiendo Ayahuasca y despertando de todas nuestras alucinaciones socio-culturales.

  • DESARROLLO DE LA IMAGINERIA MENTAL.

    La creatividad, inspiración y mayores recursos para innovar cosas e ideas, se ponen de manifiesto o en actividad. Al lograr una ampliación de la conciencia, tenemos con esto, mayores recursos para crear y recrear, para pensar mejor y realizar mejor nuestras actividades.

  • EXPERIENCIA DE ÉXTASIS MÍSTICO

    La innata búsqueda espiritual, se canaliza y concretiza, al ingresar en la dimensión mágica de la Ayahuasca, que permite sentir y vivir a Dios dentro de uno mismo.

  • CONCIENCIA CÓSMICA O MÍSTICA

    Además de los ordinarios estados de conciencia con los que solemos vivir cotidianamente, podemos ascender a verdaderos estados elevados de conciencia; estos estados se logran a través de las experiencias místicas (estados supremos de conciencia, conciencia iluminada o cósmica) donde se trasciende las fronteras usuales del ego y se siente uno con el universo.
    Nuestra plena realización en la vida, incluye aprovechar estos elevados estados de conciencia para orientar mejor nuestra vida.

  • REALIZACIÓN ESPIRITUAL.

    Se logra transitar por un camino de apertura espiritual y auto-descubrimiento, de nuestro ser esencial. Es el verdadero reconocimiento de nuestra alma, y por ende, reconciliación con la totalidad, es decir, contacto con la suprema deidad cósmica.

  • MÁS ALLÁ, DE UN LIMITADO Y MECÁNICO PENSAMIENTO RACIONAL

    Diversas culturas en el mundo, han elaborado y desarrollado complejos saberes y técnicas para el manejo de los diversos estados extraordinarios de conciencia. Los seres humanos desde siempre, fueron concientes de la necesidad de conquistar estos reveladores estados de conciencia. Con el proceso del desarrollo de la sociedad (civilización), los hombres han ido configurando, domesticando y acondicionando su manera de pensar a determinados cánones o esquemas.
    Uno de estos modelos de pensamiento, es el generado por el mundo occidental, basado en la “razón científico-filosófica tradicional”. Pero no olvidemos que este modelo de razón, es sólo eso, un modelo racional; no es el único. En tal sentido, el proceso de racionalización del mundo, que va desde los primeros mitos hasta la ciencia actual, es un proceso que ha ido integrando paulatinamente diversos aspectos de la realidad, cada vez más amplios. Por lo tanto, la racionalidad humana, también ha ido creciendo e integrando, cada vez más, nuevos y diversos ángulos de comprensión racional de las cosas.
    Algo que debemos comprender, es que nuestros esquemas racionales que pretenden explicar las cosas, tienen que adaptarse a las cosas y no pretender que la naturaleza se adapte a nuestros esquemas conceptuales. Sigmund Freud precisamente, señalaba que el mundo de nuestro subconsciente, era una parte de la realidad que no se ajustaba a ninguna lógica ni esquema racional convencional.
    Se hace necesario entonces ser muy prudentes con respecto al intento de entendernos profundamente. En este sentido la Ayahuasca, nos permite mayor apertura y sensatez en cuanto a querer comprender la realidad, haciendo uso de una racionalidad flexible, prudente, abierta, y por supuesto evitando entramparse en el dogmatismo científico, filosófico o religioso.

AGUDA SENSIBILIDAD, EMPATIA Y VISUALIZACIÓN INTERIOR.

Lo primero que podemos experimentar cuando bebemos Ayahuasca, es una finísima agudización de nuestros sentidos. Esta mayor percepción sensible estimula inmediatamente una mayor capacidad de comprensión, así como un manejo más sincero y efectivo de nuestras emociones y sentimientos.
Se logra así, una reconciliación con las personas que nos rodean, así como también con todas las cosas artificiales o naturales que nos circundan. La Ayahuasca nos permite vivir una gran empatía, una completa comunicación con la totalidad y además nos permite ver dentro de nosotros mismos. La finísima agudización de nuestras facultades, es lograr la clarividencia.

 

4. Dar los criterios suficientes, para que cada participante desarrolle su propio procedimiento, y logre la efectividad en el proceso curativo con Ayahuasca.

CONTENIDO

1. SOBRE LA AYAHUASCA.
-¿Qué es la Ayahuasca?
-Etimología, Mitología, Cultura, Chamanismo, Planta Maestra (Sabiduría)
-Variedad de preparados de Ayahuasca
-Variedad de efectos físicos y psíquicos que produce la Ayahuasca.
-Diversos usos de la medicina Ayahuasca.
-Bondades y beneficios de medicina Ayahuasca
-Tabúes y falsas creencias sobre la Ayahuasca (muerte, locura)
-Bibliografía al respecto

2. SOBRE EL GUIA, CHAMÁN, TERAPUETA o AYAHUASQUERO
-Condiciones básicas
-Sobre los asistentes del guía
-Manejo de la dosificación de Ayahuasca.
-Diversos recursos y criterios, empleados por el guía ayahuasquero.
-Criterios para recomendar sesiones (cantidad de sesiones)

3. REALIZACION DE LA SESIÓN CON AYAHUASCA
-Actividades previas a la sesión.
-Sobre los participantes, evaluación, entrevista personal, e información previa.
-La dieta (antes, durante y después de la sesión)
-¿Quienes no pueden participar en la sesión y por qué?
-Las recomendaciones y/o sugerencias (ropa, asuntos personales)
-Sobre el lugar (condiciones básicas)
-¿Cómo se desarrolla una sesión con Ayahuasca?
-Variedad de sesiones, uni-personales, bi-personales y grupales.
-Sesiones en la ciudad (casa, dormitorio) y en el campo (bosque, playa)
-Sesiones durante la mañana, tarde, noche y madrugada.
-Sesión de exploración de la conciencia
-Sesión de experiencia mística
-Sesión de curación psico-física
-Elementos a utilizar en la sesión (música, cánticos, danzas)
-¿Qué hacer en casos imprevistos?

4. ACTIVIDADES COMPLEMENTARIAS A LA SESIÓN.
-Al finalizar la sesión: conversatorios, degustaciones, experimentos con los sentidos, etc
-Foros, días, semanas o meses después de la sesión
-Seguimiento, de cada uno de los casos, de los participantes (evolución del problema)
-Masajes, relajación, yoga, oraciones, cánticos, Danzas,etc.

IMPORTANTE. El contenido del Seminario-Taller, abarca lo anteriormente descrito y otros aspectos epistemológicos, respecto al uso adecuado de la Ayahuasca. Además, en el programa, se desarrollarán dos sesiones con Ayahuasca, experimentales o para observar detalladamente.

Articulos

 

Hoy existe consenso, con respecto a considerar a las llamadas plantas enteógenas, como las auténticas u originarias reveladoras del concepto de dios, en su sentido profundamente esencial. Y este acuerdo se ha dado, no porque los entendidos en este asunto hallan teorizado y nada más que teorizado, sino por el contrario, porque la comunidad dedicada a la investigación

de estas substancias consideradas sagradas en distintas partes del mundo, en el presente y en el pasado, así lo han corroborado en sus propias experiencias, es decir, lo han vivido interna y extáticamente.

Hemos constatado en carne propia, el vivenciar una verdadera experiencia mística, en su sentido más intenso y real, y no como ligera, aparente o superficial sensación. El éxtasis místico, se entiende, es aquella plena unión entre nuestra “alma” y lo que se puede intuir como Dios, de la que sólo podemos dar incompletas explicaciones, dado el inefable, inexplicable e incomunicable carácter de este asunto.

A partir de esta vivencia de conciencia cósmica, sanadora, revitalizadora y ampliadora de nuestra conciencia, nos permitimos interpretar al viejo y clásico filósofo Sócrates, como una muestra de lo que se puede lograr, alimentados en nuestro caso por la “Planta Maestra” Ayahuasca.

 

Uno de los méritos que se le reconoce a Sócrates, es haber sentado las bases para el desarrollo de una ciencia o disciplina filosófica que se dedicara a la reflexión sobre la moral, sobre la virtud, sobre el cómo ser un ciudadano bueno verdadera y universalmente. A diferencia de esta propuesta discursiva o teórica de Sócrates, la práctica de beber Ayahuasca nos permite desarrollar de manera concreta, esta plena realización moral en la vida, este pleno desarrollo de nuestras virtudes.

Los historiadores de la filosofía, describen a Sócrates como un excéntrico personaje de la ciudad de Atenas, quien andaba interrogando a todo aquel que se cruzara en su camino. Esta actitud de interrogar e interrogarse, esta actitud de búsqueda de verdades fundamentales, es también una actitud que brota espontáneamente durante el trance con ayahuasca y es la manifestación de un buen rasgo para desarrollar la conciencia. Precisamente las personas que nos han solicitado sesiones para conocer la experiencia profunda con la Ayahuasca, son personas buscadoras de respuestas esenciales.

Sócrates, afirmaba tener la misión de enseñar a los hombres, el sentido que cada uno tenía en la vida; y la búsqueda de la verdad, la justicia y la bondad eran lo más importante para él. Sócrates decía escuchar a un geniecillo, a una “voz interior”, quien le advertía cada vez que estaba a punto de cometer el mal. Así, su diálogo se desarrollaba primero, internamente, consigo mismo, con la voz divina de su interior, y luego externamente, es decir, con las personas que lo rodeaban, o los que sometía a severo interrogatorio, para hacerles parir la verdad.

La “dialéctica” griega, era entendida como el arte de comparar opiniones opuestas, con el fin de descubrir la verdad. Sócrates consideraba que el diálogo o la conversación, permitía a los seres humanos, alcanzar la cumbre de su pensamiento. La metodología mayéutica, proceso interrogatorio que descubría contradicciones para definir conceptos, empleada por Sócrates, es lo que en el trance con Ayahuasca se ha denominado “dialoguismo mental”.

Este dialogo mental, en el que nosotros mismos nos interrogamos y de nosotros mismos brota la respuesta, se denomina también, el diálogo o consulta con el “Maestro Interior”. El método Mayéutico de Sócrates, expresado como diálogo externo entre una y otra persona, quienes basados en su razón quieren alumbrar definiciones universales, es decir, verdades validas para todos los casos, ha sido inspirado en los trances místicos que solía experimentar el viejo Sócrates. Platón, alumno de Sócrates, cuenta que su maestro a veces pasaba días y noches, inmóvil, absorto en la meditación. Algo “demoníaco”, un instinto interior superior, cierta asistencia extraordinaria le revelaba luces sobre la virtud.

El “TRANCE” o “DELIRIO EXTÁTICO” con Ayahuasca, además de poner de manifiesto la vibrante experiencia mística, pone también de manifiesto un estado extraordinario de conciencia despierta, “un despertar de la conciencia”, una salida del ego fuera de sus limitaciones ordinarias. Se trata de una reveladora capacidad para conocer, en el sentido más amplio o cósmico posible. El trance es un proceso mental que desemboca en un estado cognitivo alternativo, es un conjunto de procesos dialógicos internos.

La virtud de cualquier actividad, decía Sócrates, comienza por conocer su fin, su propósito; así también, la virtud del hombre comienza por el conocimiento del fin o propósito del hombre mismo; es decir, lo fundamental es el conocimiento de nuestra alma, nuestro yo interior espiritual. Esta sabiduría íntegra de nuestro ser esencial, se conquista a partir del trance, con Ayahuasca en nuestro caso.

Cuando a Sócrates le devolvían la pregunta, es decir, cuando el interrogador pasaba a ser interrogado, éste respondía diciendo “Sólo sé que nada sé”. Dando a entender que cada uno debía buscar la respuesta en su fuero interno. Su objetivo, era hacer reflexionar a aquellas personas, quienes presumían, quienes estaban convencidas de poseer alguna “verdad”. Sócrates, quería hacerles avanzar con respecto a sus cotidianos entendimientos de las cosas que son “comprensiones” aparentes y supuestas.

El “Sólo sé que nada sé” que ha sido interpretado también como la ironía socrática, es al mismo tiempo, desde la perspectiva del trance con ayahuasca, el profundo reconocimiento de la inmensidad del absoluto. El éxtasis místico nos sorprende con su infinitud, eternidad e inefabilidad que no tenemos otra respuesta más sincera, que decir humilde y sencillamente “Sólo sé que nada sé”. El estado místico, es capaz de hacernos reconocer que somos parte de la naturaleza, y por lo tanto, hermanos, familiares de la totalidad. Con este nivel de conciencia, se desvanecen las soberbias y vanidades frívolas.

Este “Sólo sé que nada sé”, se vive de manera intensa y crucial en el trance, cuando ante la abundante información que manifiesta nuestra conciencia, nos sentimos apabullados, nos sentimos pequeños, y surge un gran temor ante lo desconocido, ante lo divino, ante lo inefable. El proceso dialógico del delirio extático, nos conduce a esa sobrecogedora experiencia de sorprendernos y admirarnos ante la belleza, la verdad y la profundidad de la realidad completa.

La mayéutica socrática, que según su propio mentor, luego del doloroso y nada divertido parto, ayudaba a las personas, a lograr un sólido conocimiento interior. La verdad se daba a luz, inclusive gritando, volando en fiebres, delirando e inclusive queriendo renunciar al camino de lograr alcanzar una verdad.

El interrogatorio socrático, era un verdadero torpedo que dejaba petrificado a quien le llegaba. En estos momentos de aprietos, de dificultades, de vergüenza ante la constatación de nuestra ignorancia, algunos reaccionaban rechazando el método y escapando para no continuar más sintiendo los dolores del parto de la verdad. Algunos decidían no querer continuar más con el proceso de dar a luz verdades, y preferían quedarse así como están, sumidos en completa ignorancia, que al fin y al cabo no producía dolores tan fuertes, como el de querer conocer la verdad.

Esta actitud de cobardía, ante el esfuerzo de trabajar en función de verdades fundamentales, es común en el mundo enero. La mayoría de gente prefiere no problematizarse la vida con preguntas radicales, y prefiere más bien, seguir viviendo en un mundo de apariencias. Mucha gente renunció a este proyecto, y aun hasta hoy, mucha gente sigue renunciando a dejar atrás su frívola manera de vivir, su frívola manera de ver las cosas y su enajenada manera de entender la realidad.

Así mismo, la experiencia de beber ayahuasca, es la experiencia de reconocernos profundamente, es decir, sin máscaras ni maquillajes. Es la experiencia de ponernos frente al espejo, y visualizarnos tal y como somos; con todos nuestros defectos y también con todas nuestras virtudes. Suele haber gente, que sólo quieren visualizar o pensar sus virtudes, mas no sus defectos o partes oscuras. Entonces, ante la cobardía de no querer reconocerse completamente, quieren cortar o suspender el proceso del trance con ayahuasca.

El trance con Ayahuasca nos lleva a visitar y conocer a los dioses, y este reconocimiento, si bien es cierto, que resulta maravillosamente revelador a tal punto que es una verdadera INIACIACIÓN, es al mismo, un descenso a los más oscuros infiernos, para luego ascender al cielo. Esta experiencia intensa de iniciación, común en todas las tradiciones místico-esotéricas y religiosas, es lo que se vive y se siente como un verdadero RENACIMIENTO.

Se trata de vivir la experiencia de la propia muerte, en la que tenemos que dar sepultura a toda nuestra manera equívoca de ver las cosas, a todas aquellas actitudes, hábitos negativos o viciosos, que nos estaban arrastrando. El significado y provecho de esta muerte simbólica, es un auténtico cambio de actitud para salir adelante y mejorar. La iniciación, no es una ceremonia externa en la que se condecora o se da un diploma a la persona; sino, es una vivencia mística interna, profunda y desgarradora.

El proceso de regresión con Ayahuasca, es un re-vivenciar, es una intensa reviviscencia en carne propia, de bloqueos, miedos, fobias, situaciones perturbantes que hayamos vivido en algún momento de nuestras vidas y que nos acondicionaron a ser limitados e inseguros. Se trata de vivir un proceso profundo en la que se desatan esos nudos implantados en nuestro subconsciente. Esta es una experiencia sin barreras, fuera de toda lógica racional o esquema, que se prolonga más allá de los límites de la conciencia cotidiana. Es el ingreso a los rincones más ocultos de nuestro infinito pensamiento, que demanda coraje y sensatez.

La sabiduría, decía Sócrates, es conocerse a sí mismo, es conocer nuestra alma, es saber lo que es ser justo. “Sólo quien sabe lo que es la justicia, puede ser justo”, “sólo quien conoce el bien, puede hacer el bien”. Hacer lo correcto es vincular saber y hacer, pensar y obrar. Y quien actúa mal, lo hace por ignorancia, quien comete vicios y errores, lo hace porque no conoce el bien, es decir, no se conoce profundamente así mismo.

Es la divisa del oráculo de Delfos, que Sócrates asume en sus discusiones mayéuticas que buscan la verdad universal.

¿En qué consiste el proceso de desarrollo y evolución personal que promueve la práctica de beber la Ayahuasca?

Precisamente en el descubrimiento del sentido que tiene nuestra vida; precisamente en la consolidación de llevar nuestra vida plenamente, basados en un conocimiento profundo de la vida y de nosotros mismos. Esta sabiduría, no es aprenderse de memoria lo que dice una enciclopedia o un manual para la vida, sino, consiste en un despertar de la conciencia, consiste en una ampliación de nuestro entendimiento; consiste en un “darse cuenta” de nuestra limitaciones y consiste también en el avisoramiento de un cambio de perspectiva, y una voluntad renovada, revitalizada para realizar esa existencia plena de sentido y satisfacción. No en el cielo, sino a aquí en la tierra con los nuestros y reconciliados con la totalidad, con la sociedad y la naturaleza en su conjunto.

La máxima bondad del trance extático con Ayahuasca, es este extraordinario despertar de la conciencia, es este comprender y superar limitaciones, desde uno mismo, desde lo más profundo y esencial de uno mismo, que es precisamente nuestra constitución y fundición con la totalidad.

Son aquellos prejuicios, ideas incompletas, errores, dogmas, tabúes, etc. que bloquean nuestro desarrollo personal, los que son barridos por el despertar de la conciencia que produce la Ayahuasca. Esta purga o limpieza, no es sólo física u orgánica, sino también, y sobre todo, es una limpieza del alma o auto-psico-terápia que nos devuelve la salud mental-espiritual. Luego de esta limpieza íntegra, el camino está abierto para mejores condiciones de vida física y psicológica.

Sócrates afirmaba la existencia de una razón universal equivalente a Dios, como principio que rige el mundo. La moral consistía en poseer una sabiduría que descubriera y reconociera al principio espiritual humano, que es nuestra alma; el alma de cada uno de nosotros. Y para lograr este propósito importante en la vida, debíamos empezar por el conocimiento de nosotros mismos.

Lo que la Ayahuasca permite realizar, es un hecho comprobado por millares de personas, quienes han experimentado en carne propia, sus experiencias de sanación y ampliación de la conciencia. El hacer una interpretación de la filosofía de Sócrates a la luz de las experiencias extáticas con enteógenos, tiene su fundamento, en el hecho que en diversas partes del mundo, desde la antigüedad, el culto a las plantas enteógenas ha sido la base para generar cultura y conocimiento.

El mundo griego no fue ajeno a estas prácticas extáticas con enteógenos. Los griegos usaron por ejemplo: vinos, cervezas, cáñamo y otras solanáceas (beleño, belladona, mandrágora) con fines ceremoniales y lúdicos, en ocasiones mediante sahumerios o inciensos. Los griegos empleaban también un extracto de hachís con vino y mirra para estimular reuniones privadas.

Con las Bacantes, celebraciones que se realizaban cuatro veces al año, Atenas celebraba varios días de fiesta dionisíaca. Los Misterios de Eleusis fueron durante más de un milenio el símbolo espiritual de su cultura. En la iniciación los peregrinos recibían una pócima (el kikeón) compuesta por “harina y menta” y juraban guardar absoluto secreto sobre el detalle de la experiencia. Cicerón, uno de los iniciados, dejó dicho que “Los misterios nos dieron la vida, el alimento; enseñaron a las sociedades la costumbre y la ley, enseñaron a los humanos a vivir como humanos”.

Cuando Querefonte, amigo y admirador de Sócrates, pregunta al Oráculo de Delfos ¿si hay algún hombre más sabio que Sócrates? El oráculo responde categóricamente, señalando que no, pues Sócrates es el más sabio.

En esta anécdota, estamos hablando de verdades obtenidas de experiencias extáticas; y tengamos presente que la revelación de sabiduría, continua luego de las experiencias o trances, porque la persona va procesando y madurando su comprensión sobre lo percibido o experimentado en éxtasis.

La Ayahuasca nos ha enseñado a conocernos a nosotros mismos; la Ayahuasca ha mejorado en gran medida nuestra forma de vivir y entender las cosas. La Ayahuasca nos integra a la totalidad y nos hace más dignos. Ahora, el propósito no es desarrollar un conocimiento sistemático filosófico o científico, sino más bien desarrollar una autentica manera de vivir con la que nos realicemos plenamente.

No estamos afirmando que Sócrates haya enseñado a recogernos en nuestros éxtasis místicos, para lograr el pleno conocimiento moral y de uno mismo. Nada de eso, más bien estamos interpretando las ideas y actitudes socráticas como propias y parte del aprendizaje que podemos lograr en éxtasis. Este diálogo interior que estimula la reflexión y alumbra respuestas originales y prudentes, se vive de manera intensa y real en la experiencia con Ayahuasca.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir els comentaris brossa. Apreneu com es processen les dades dels comentaris.