El aceite duplicará su precio, hasta los 3,50 euros el litro, por el derrumbe de la cosecha -El precio del aceite de oliva podría alcanzar los 3,50 euros por kilo en origen

0
176

El precio del aceite de oliva podría alcanzar los 3,50 euros por kilo en origen, lo que representa un incremento de más del doble que hace un año, cuando los niveles de precios se mantuvieron por debajo de 1,6 euros el kilo para el conjunto medio de todas las categorías, para concluir la campaña en torno a los 2,5 euros.

Fuentes del sector aclaran que, por lo general, la subida del precio del kilo de aceite de oliva en origen se traslada en la misma magnitud hacia el litro de aceite que se encuentra ya envasado el consumidor final en los respectivos supermercados.

Los fabricantes justifican el encarecimiento de este producto en la medida en que se confirma el derrumbe de la producción para la actual campaña, cuyas primeras cifras de cosechas verifican una obtención de aceite por debajo de las 800.000 toneladas. Estos datos supondrían la mitad de la cosecha precedente, que consiguió un récord absoluto de 1.613.000 de toneladas.

Con todo, el secretario general de la Federación española de industrias fabricantes de aceite de oliva (Infaoliva), Enrique Delgado, en declaraciones a Europa Press, se atreve a ir más allá, y pronostica que el hundimiento de la cosecha, debido a la adversa climatología, podría cerrar la campaña en marzo por debajo de los 600.000 toneladas, lo que supondría retroceder a los niveles de 1995.

Las razones que explican la brusca caída de la producción apuntan hacia unas condiciones meteorológicas fuertemente adversas durante toda la campaña. A mediados del año pasado los olivos no recibieron apenas lluvias, al tiempo que sufrieron fuertes calores, condicionados por la sequía. Además, las lluvias de otoño ha sido insuficientes, lo que ha generado que la cosecha del olivar español sea de baja intensidad.

Ante esta situación, Delgado asegura que los consumidores finales no sufrirán desabastecimiento de botellas de aceite de oliva en las superficies comerciales, dado que existen unas reservas de más de 709.000 toneladas, contabilizadas a 31 de diciembre, que unido a la previsible cosecha de este año, llegará a cubrir las actuales necesidades de demanda, que se han visto reducidas.

SITUACIÓN DE EQUILIBRIO

De su lado, Asaja confía en que la cosecha “muy inferior” al que se puede obtener de media, mueva a los vendedores a actuar de una forma “más racional” en las ventas, evitando las transacciones compulsivas, “conscientes de que el mercado va a estar en una situación de equilibrio” entre oferta y demanda.

“Se espera que los precios en los tres primeros trimestres de 2013 se mantengan suavemente ascendentes, a expensas y en dependencia directa de las estimaciones que se comiencen a manejar para la cosecha de la próxima campaña”, dicen desde Asaja.

AUMENTARÁN LAS IMPORTACIONES

Ante la caída de la producción en España, los envasadores españoles de aceite de oliva apuntan a Marruecos, Túnez o Turquía como los países que ganarán peso este año como suministradores de materia prima ante las bajas previsiones de cosecha.

Según indican desde el sector agrario y cooperativo, las importaciones de aceites están aumentando y lo seguirán haciendo en los próximos meses, lo mismo que puede ocurrir con los precios ante el ajustado balance.

En concreto, Marruecos producirá este año 2013 unas 100.000 toneladas de aceite, después del crecimiento de sus plantaciones de olivar en seto, que están mecanizadas; Túnez llegará a las 220.000 toneladas, y Turquía a las 195.000 toneladas, según estimaciones provisionales del Consejo Oleícola Internacional (COI).

Uno de los mejores productos gastronómicos de España es, sin lugar a dudas, el aceite de oliva. Este es una auténtica maravilla, y no puedo evitar hablar de él sin que me apetezca hacerme un poco de pan tostado con aceite y tomate, porque algo tan simple, si está hecho con productos de calidad, puede ser de los mejores platos que existan.

¿Y cuándo un aceite es de buena o mala calidad? Existe mucha desinformación entre a qué aceite es cuál, y cuando vamos al supermercado estamos familiarizados con términos como aceite de oliva virgen o virgen extra, pero no sabemos demasiado bien qué significa cada uno, y desgraciadamente muchas veces acabamos fijándonos sólo en el precio, lo cual no suele ser para nada bueno, sobretodo hablando de aceites.

¿Cómo se extrae el aceite de la aceituna?

En torno al 30% de la pulpa de la aceituna es aceite, y cuando se recolecta el fruto tenemos que extraerlo, de modo que separemos el resto de la aceituna del aceite, que es la parte que nos interesa. Existen dos formas principales de hacerlo, y una tercera que es en realidad un segundo proceso de los otros métodos.

El método más tradicional es el de extracción mediante presión, donde la aceituna se coloca en una prensa y mediante fuerza mecánica se extrae el aceite. Es la mejor forma de hacerlo, y la que mejor conversa las características del aceite, pero debido a su complejidad y bajo rendimiento ya casi no se usa, aunque en algunas partes sigue empleándose este método.

El segundo método es una variedad de este. Es el centrifugado, y también emplea sólo elementos mecánicos, pero lo que se hace es triturar la aceituna y mediante centrifugado separar los diferentes elementos de esta debido a sus diferentes densidades. Es el más cómodo para conseguir un aceite de oliva de alta calidad industrialmente, y por lo tanto el más usado hoy en día.

El tercer método utiliza los aceites de menor calidad, los que sobran de los otros métodos o los orujos de aceite, que son los aceites que quedan en la pulpa tras la extracción mecánica. Estos aceites no se pueden consumir debido a su mal sabor, y se emplean procesados químicos sobre ellos para hacerlos aptos para el consumo. Este método es el de refinado, y el que obtiene los aceites de oliva de peor calidad.

¿Qué diferencia hay entre aceite de oliva, virgen y virgen extra?

Los aceites de oliva virgen y virgen extra se obtienen mediante los dos primeros métodos de extracción, siempre mecánicos y sin usar refinado. El virgen extra es el de máxima calidad, nunca debe sobrepasar los 0.8º de acidez y su nota de cata cualificada debe ser de 6.5 o mayor.

La única diferencia entre el virgen extra y el virgen, es que el segundo es algo peor de calidad, pero la diferencia es mínima. Se permite un nivel de acidez de hasta 2º y la nota de cata cualificada en este caso tiene que ser de al menos 5.5.

Por último tenemos el aceite que pierde la denominación de virgen, el que vemos como aceite de oliva a secas en los supermercados. Este aceite es una mezcla de aceite de oliva refinado (como máximo un 90%) y aceite de oliva virgen o virgen extra. Es el de peor calidad, y sólo hay que probarlo al lado de un aceite virgen o virgen extra y comprobar que su sabor es completamente diferente, incluso nos viene la palabra químico al tomarlo.

Espero que esta pequeña introducción a los aceites de oliva os sea de ayuda, intentará hacer pronto una más extensa hablando más sobre este oro líquido del que somos tan afortunados de tener tan a mano.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir els comentaris brossa. Apreneu com es processen les dades dels comentaris.