Espanya arriba a un principi d’acord amb l’Argentina sobre la compensació per l’expropiació d’YPF

0
13

Els principals accionistes de Repsol –La Caixa i la petrolera argentina Pémex–, juntament amb el ministre d’Indústria espanyol, José Manuel Soria, han aconseguit tancar un principi d’acord amb el govern de l’Argentina per compensar la petrolera espanyola de l’expropiació del 51% de les seves accions a la filial argentina YPF, a l’abril de l’any passat.

L’acord ha arribat durant una reunió a Buenos Aires entre Soria, el president de La Caixa, Isidre Fainé, i el director general de Pémex –que actualment és el principal accionista de Repsol– i representants del govern argentí i d’YPF. L’acord, que podria arribar als 5.000 milions de dòlars d’indemnització, ha de ser ratificat per la junta d’accionistes de Repsol demà dimecres.

L’executiu argentí va expropiar Repsol escudant-se en la falta d’inversions de la petrolera espanyola en la seva filial argentina, YPF. Els fets van suposar un enfrontament diplomàtic entre Buenos Aires i Madrid, en què també va intervenir la Unió Europea. Amb un seguit de dades a la mà i amb l’argument de la sobirania energètica, la presidenta Cristina Fernández justificava l’expropiació d’YPF l’abril de l’any passat: “L’Argentina és “l’únic país d’Amèrica i gairebé del món que no controla els seus recursos naturals”.

YPF ha estat històricament tot un símbol a l’Argentina i la nacionalització va tenir una forta càrrega patriòtica. Des de Madrid, el president de Repsol, Antoni Brufau, va denunciar l’expropiació: “És un acte il·legítim, discriminatori i injustificable des del punt de vista jurídic”. Segons Brufau es tractava d’una campanya, iniciada a finals de gener, de coaccions i “filtracions interessades calculadament planificades” per desplomar les accions d’YPF i facilitar l’expropiació a nivell de saldo.

El ministre d’Indústria, José Manuel Soria, va dir que “qualsevol gest d’hostilitat contra una empresa espanyola serà interpretat pel govern com un gest d’hostilitat contra Espanya i contra el govern”Madrid va reclamar a Brussel·les que s’imposessin sancions a l’Argentina, però només va aconseguir un càstig de baixa intensitat. Llavors va optar per la via de la negociació.El ministre d’Afers Exteriors, José Manuel García-Margallo, va instar el govern argentí a negociar amb Espanya el preu per compensar l’expropiació d’YPF i evitar així resoldre el conflicte al tribunal d’arbitratge internacional.

Per Repsol, en el fons del conflicte hi ha el jaciment de Vaca Muerta. Descobert el novembre del 2011, Vaca Muerta és el principal  jaciment del país i un dels més importants del món. Repsol creu que el govern argentí no ha volgut deixar escapar l’oportunitat de controlar aquesta gran font d’ingressos.

ypf-repsol-argentina

En castellano.

 

Después de que en abril de 2012 el Gobierno argentino expropiase por las bravas y sin compensación alguna el 51% de las acciones que Repsol tenía en YPF, el enfrentamiento podría estar tocando a su fin. A última hora de la noche de ayer, los gobiernos de España, Argentina y México confirmaron un principio de acuerdo para que Argentina indemnice a la multinacional española con una cantidad que podría rondar los 5.000 millones de dólares –cerca de 4.000 millones de euros– en deuda pública garantizada o en activos líquidos y que obligaría a ambas partes a desistir de acciones legales posteriores. El pacto se alcanzó en una reunión de alto nivel que se celebró en Buenos Aires y a la que asistió, tras un viaje relámpago, el ministro de Industria, José Manuel Soria, que negoció con el recién nombrado jefe de Gabinete del Gobierno de Cristina Kirchner, Jorge Capitanich.

Conocido el acuerdo, ahora tendrá que ser el consejo de administración de Repsol, que se reúne mañana, el que deberá «pronunciarse sobre sus términos y condiciones» en «interés exclusivo de la compañía y sus accionistas», según anunció la empresa española en un comunicado.

Al decisivo encuentro asistieron también el nuevo ministro de Economía argentino Axel Kicillof, uno de los muñidores de la expropiación; el secretario general y técnico, Carlos Zannini, y el presidente de YPF, Miguel Galuccio. A Soria le acompañaron Isidro Fainé, presidente de Caixabank –principal accionista de Repsol, con el 13% de su capital– y tres importantes directivos de la firma española: Luis Cabra, director general de Exploración y Producción; Nemesio Fernández Cuesta, director general de Operaciones; y Miguel Klingenberg, vicesecretario general y coordinador de actuaciones de YPF. En la reunión también estuvo presente el presidente de Pemex, Emilio Lozoya. La firma mexicana posee el 9,3% de las acciones de Repsol.

El preacuerdo se ha alcanzado después de que en las últimas semanas el conflicto se haya reavivado con los ataques de Pemex, uno de los socios de referencia de Repsol, contra la firma española para forzar un acuerdo sobre la expropiación que le deje las manos libres para suscribir acuerdos con YPF. Lozoya, amigo personal de Galuccio, se ha declarado contrario a la gestión del presidente de Repsol, Antonio Brufau.

Un acuerdo entre Repsol e YPF resolvería también, al menos en teoría, el problema con Pemex, pues le daría vía libre para poder suscribir acuerdos con YPF que ahora impiden las desavenencias por la expropiación. La petrolera española ha llevado ante los tribunales a la estadounidense Chevron después de que firmase varios acuerdos con YPF y ha advertido de que cualquier compañía que haga negocios con la empresa argentina también será denunciada. Algunas fuentes, no obstante, creen que el fin último de la campaña de Pemex para derribar a Brufau podría ser no tanto desbrozar el camino para desembarcar en Argentina sino quedarse con la compañía a coste cero para apropiarse de su tecnología. Para ello, habría buscado socios que comprasen un 10% de Repsol que sumar a su 9,3% para, sindicando ambas participaciones, controlar la firma española.

El único precedente oficial para intentar llegar a un acuerdo se dio el pasado mes de junio, pero el consejo de Repsol rechazó la oferta que YPF le trasladó a través de Pemex que, curiosamente, también votó en contra de la misma. Argentina estimaba la compensación en 5.000 millones de dólares, distribuidos en 3.500 millones en participaciones en activos del megayacimiento de Vaca Muerta y 1.500 millones de capital de obligada reinversión para el desarrollo de una sociedad compuesta por YPF (51%), Repsol (47%) y Pemex (2%) constituida a tal efecto para explotar el 6,4% de la citada zona. Valoraciones posteriores, sin embargo, rebajaron el valor real de la oferta a 1.500 millones tras una revisión del precio del acre de Vaca Muerta.

 

El conflicto entre Repsol e YPF, paso a paso

1999

Repsol adquiere el 97,81% del accionariado de la petrolera argentina YPF por un importe de 15.000 millones de euros, dando lugar a Repsol-YPF, la mayor compañía privada energética de hispanoamérica y una de las mayores petroleras del mundo.

2010-2011

Repsol vende parte de YPF a diversos fondos de inversión en oferta pública. A pesar de las desinversiones, la española se asegura el 57% de la petrolera.

Febrero de 2012

La compañía presidida por Antonio Brufau cifra las reservas del yacimiento de Vaca Muerta en 22.500 millones de barriles de petróleo.

16 de abril de 2012

La presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, expropia el 51% de las acciones de Repsol YPF. De ese porcentaje, el 51% va a manos del Gobierno nacional y el resto pasa al control de las diez provincias.

27 de junio de 2013

El consejo de administración de Repsol rechaza «por insatisfactoria» la oferta de compensación del Gobierno argentino.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada