La triste realidad en este país de gilis que acoge inmigrantes…por amor al arte o por amor al prójimo

1
128
Trabajo en una oficina de empleo y puedo aseguraros que por derecho todos tenemos las mismas posibilidades de recibir ayudas públicas.
……….pero en la práctica, os aseguro que NO ES ASÍ.
Mi trabajo consiste entre otras en conceder subsidios de desempleo (….distinto al conocido por todos como “paro”) y un inmigrante tiene muchas más papeletas de recibir estas ayudas que cualquier ciudadano español.
Puedo aseguraros -porque lo veo y lo hago diariamente- que muchos días salgo “enfermo” de la oficina viendo a qué y sobre todo a quiénes se destinan las ayudas públicas que salen del esfuerzo de quienes trabajan.
Viendo como muchos inmigrantes tienen más dinero disponible sin HACER ABSOLUTAMENTE NADA que muchos de los que nos levantamos a las 6 de la madrugada para trabajar.
Podría tirarme HORAS contándoos todo esto y acabarías indignados y asqueados de ser españoles…….y no por ser españoles, sino por saber cuáles son las preferencias de nuestros políticos a la hora de
emplear el dinero de todos.
Los marroquís por ejemplo es un colectivo muy bien informado, mil veces más que todos vosotros juntos y “explotan” hasta el límite de lo imaginable todas las ayudas estatales, autonómicas y locales.
Va un aperitivo: sabéis que un marroquí con sólo trabajar 6 meses ya puede traer en la práctica a toda su familia y vivir DE POR VIDA de las ayudas públicas…..si si, hasta que se muera.
No es una exageración ES REAL…….DE POR VIDA.
Saben exactamente los días que tienen que trabajar o “simular trabajo” para encadenar ayudas en la práctica perpetuas para vivir a cuerpo de rey en España o en Marruecos donde la vida es mucho más barata…..
Lo veo a diario. Es posible, ellos lo saben y sencillamente lo están explotando hasta el límite de dejar nuestro estado de bienestar al borde de la quiebra.
……y lo digo yo que soy uno de los pobres a los que las leyes españolas obligan con horror a otorgar esas ayudas.
Muchas y muchos de ellos no trabajan ni trabajarán en su vida, crean empresas ficticias que simulan trabajos que no existen para cotizar 6 o 12 meses para renovar el permiso, agrupar a sus familias en algunos casos y por supuesto encadenar subsidios hasta de 4 años.
En fin, ya iré contando. Cobran todo y por todos. Hasta la mora de 50 años que no sabe ni leer ni escribir, ni español ni nada de nada.
Pisa una vez España, se apunta al paro, Se marcha a marruecos, vuelve al año, pide una RAI como parada de larga duración y ya tiene 5.000 euros en su bolsillo. ASÍ DE FÁCIL.
Las prestaciones y subsidios por desempleo son ayudas económicas para atender a todos aquellos que habiendo perdido un trabajo y queriendo trabajar no pueden hacerlo.
La cuestión es que los marroquíes y muchos sudamericanos no quieren trabajar, han hecho de estas ayudas públicas su objetivo principal en la vida para él y su familia. LLegan a España para vivir de nuestro trabajo, no del suyo.
Y lo más indecente es que la mayoría lo disfruta tranquilamente en Marruecos.
Precisamente esta gente cobra tantos subsidios porque se los damos para mantener su familia en Marruecos.
El otro día, por ejemplo, denegué a una mujer española un subsidio. Tenía 5 hijos. Entre el marido y dos hijos pasaban del límite de rentas por un pelo.
A un marroquí jamás se lo denegaría…..POR QUÉ? Muy sencillo
a esta “española” le puedo ver sus rentas, las de sus hijos, sus sueldos, vida laboral, si han vendido un piso, si tiene algún tipo de pensión, etc, etc, etc.
Lo puedo hacer desde mi asiento, sin moverme. Conectándome con Seguridad Social y pidiendo datos a Hacienda.
A un marroquí no, yo no puedo saber que cojones hacen ni cobran en marruecos toda su familia. Ni si están divorciados, ni si sus hijos on sus hijos, ni si tienen 20 empresas, ni si acaban de vender 4
pisos…..NADA, ABSOLUTAMENTE NADA. Y como no puedo verle ni saber de él nada de nada pues le doy el subsidio. Simple y llano. transparente.
España es el país más garantista del planeta para cualquiera que venga de fuera.
Va el ejemplo de hoy. Al estado español le cuesta más de 10000 euros cada boda de un marroquí. Cómo? Muy sencillo.
Cuando un joven marroquí acaba el paro y viene a por el subsidio le preguntas: ¿Estás casado? No ¿Tienes hijos? No.
Pues no tienes derecho al subsidio porque no “mantienes” a nadie. A la semana siguiente aparece con un papel en árabe traducido al castellano que dice que un cura marroquí le ha casado hace 3 días.
….y qué hacemos nosotros!!! Pues le hacemos el regalo de bodas: vacaciones pagados de 2 a 3 años en su país viviendo a cuerpo de rey.
Porque como os podéis imaginar el coste de la vida allí no es ni la mitad que aquí. Lo único que tiene que hacer es renovar la tarjeta de demanda cada 3 meses.
Pero no os preocupéis, se lo hemos puesto fácil, pueden hacerlo por internet.
Al “casarse” ya mantiene a una persona, a su mujer, que está en Marruecos y que nunca pisó España. Por eso ya tiene derecho a un subdidio de 2 años de media.
Cada boda marroquí nos cuesta a los españoles entre 10.000 y 20.000 euros. Así de fácil sí, así de fácil. No le deis más vueltas.
Es así, ellos lo saben y actúan en consecuencia. Paga la dote al vecino para “estar casado” (….Y ES LITERAL, LO LEO EN SUS CERTIFICADOS MATRIMONIALES TRADUCIDOS) y ya puede vivir de vuestro trabajo varios años.
Se casó para cobrar el subsidio.
Joder si os contara. Al día siguiente llegaríais a casa asustados de la cantidad de gente que se os habría quedado mirando por la calle…..y porqué? Porque ibais a quedaros con cara de Gilipollas
durante dos semanas.

La España multicultural: Seis familias marroquíes abandonan a sus hijos en centros de acogida para que vivan gratis

La Consejería para la Igualdad y el Bienestar Social denunciará en los próximos días a seis familias marroquíes por “abandono” de sus hijos menores en centros de acogida de Andalucía, tras constatar que se trata de niños procedentes de entornos familiares “absolutamente normales” y con recursos económicos suficientes para mantenerlos.

Según ha explicado la consejera del ramo, Micaela Navarro, ya a finales de 2009 la Junta denunció a una familia por enviar a la comunidad andaluza, en principio, a una de sus hijas y, posteriormente, a tres de sus hermanos, haciéndolos pasar como desamparados, circunstancia ésta que motivó que fueran acogidos en centros de menores.

Una vez que la Administración comprobó, a través de los propios testimonios de los jóvenes, que sus padres gozaban de una situación socio-económica “normal”, que mantenían el contacto con ellos de forma fluida y que incluso les visitaban en verano, decidió presentar una denuncia por “abandono familiar” y en la que se reclamaba también la manutención de los menores durante los años de acogimiento.

Ahora, según ha especificado Navarro, la Junta ha detectado otros seis casos como éste, por lo que presentará las respectivas denuncias en los próximos días.

 

Justicia confirma que la poligamia sigue descendiendo en Marruecos

El Ministerio de Justicia organizó un día de estudio bajo el tema El Código de la familia después de 5 años de su aplicación

Desde la entrada en vigor del Código de la familia en 2004, el número de los certificados de matrimonio aumentó de notable manera, destacó el Ministerio de Justicia en un reciente día de estudio organizado en la capital alaui. El Ministerio de Justicia organizó un día de estudio bajo el tema “El Código de la familia después de 5 años de su aplicación”. En la conferencia ‘balance’ asistió Abdeluahed Radi. Participaron también Nuzha Skalli, Driss Dahak y Taieb Cherqaui.

Desde la entrada en vigor del Código de la Familia (Mudawana) en 2004, el número de los certificados de matrimonio aumentó de notable manera, destacó el Ministerio de Justicia en un reciente día de estudio organizado en la capital alaui. El Ministerio de Justicia organizó un día de estudio bajo el tema “El Código de la familia después de 5 años de su aplicación”. En la conferencia ‘balance’ asistio Abdeluahed Radi. Participaron también Nuzha Skalli, Driss Dahak y Taieb Cherqaui.

El Ministro de la Justicia destacó en su alocución que “el Código de la familia constituye una reforma social muy importante del hecho de que las disposiciones tuvieran efectos directos sobre el familia marroquí”.

Desde la entrada en vigor del Código de la familia, se constató que el número de los certificados de matrimonio registrados ante las secciones de los asuntos de la familia (Tribunales de Primera Instancia), aumentó de manera considerable. Este número pasó de 236.574 en 2004 a 307.575 en 2008. Según Justicia, el número de los matrimonios polígamos está año tras año en neta regresión. Se registraron solos 836 casos en 2008, con un porcentaje del 0,27%. El porcentaje de divorcio pasó de un 11,37% en 2004 a un 9,08% en 2008. En cambio, el número de los casos de divorcio judicial aumentó. Varias parejas recurrieron al procedimiento de divorcio judicial a petición de una de los dos esposos por razón de discordia, para poner un término a su relación marital. En 2008, el número de solicitudes de recurso al procedimiento de este clase de divorcio alcanzó 49.713. “Tanto los hombres como las mujeres recurren a su procedimiento”, precisa Radi.

“Para una aplicación sana del Código de la familia”, el Ministerio de Justicia instituyó una célula de formación continua de los recursos humanos que trabajaban en las secciones de los asuntos de la familia. “La formación continua es un medio para mejorar el nivel y reforzar las competencias”, señala el titular del ministerio de justicia Por su parte, la Ministra de Desarrollo Social, Familia y Solidaridad consideró que “el Código de la familia es un acervo principal para Marruecos y para la familia marroquí”. El Código de la familia es el resultado de un debate que movilizó la opinión pública marroquí durante mucho tiempo y constituye, según ella, un progreso innegable a nivel nacional. Señala una proyección y una etapa importante en la consagración progresiva del derecho a la igualdad de la clase.

A través de este nuevo código, Marruecos expresó su determinación de reconciliar su voluntad de modernizarse y su indefectible compromiso en pro de los preceptos del Islam y a la tradición. El interés suscitado en el extranjero por el Código de la familia se manifestó, entre otros, a través de la multitud de las solicitudes, formulado ante el Ministerio de Justicia, por distintas instancias deseando obtener la traducción de este Código, en particular en las lenguas de distintos países de recepción de la comunidad marroquí que residían al extranjero.

Por otra parte la liga democrática de los derechos de las mujeres presento su informe sobre la aplicación del código de la familia, de cuatro años después de su entrada en vigor. La asociación reivindica la prohibición de la poligamia y llama a la lucha contra la violencia respecto a las mujeres.

“El matrimonio de los menores conoció una subida del 10%”, indicó Fauzia Asuli, Secretaria General de la Liga Democrática de los Derechos de las Mujeres (LDDF) en la presentación de su informe sobre el código de la familia, la semana pasada. Este documento fue elaborado por el Centro de información y observación de las mujeres marroquíes (CIOFEM) y la red nacional de los centros de escucha y orientación jurídica y psicológica LDDF- Asistencia que dependían del LDDF.

La asociación destacó varios casos solamente de matrimonio de jóvenes menores de 13 a 14 años y condena firmemente estos actos que constituye “una violación de la ley”.

Según las estadísticas observadas por el ministerio de justicia, el porcentaje de las solicitudes de matrimonio a los menores alcanzó un 56,93% en 2006 contra un 72,98% en 2007. Para luchar contra este fenómeno, el LDDF recomienda activar el papel del fiscal general para la protección de los niños. El código de la familia marroquí fija en 18 años cumplidos, la edad legal del matrimonio, excepto en casos excepcionales sujetos a la valoración del juez. El artículo 19 estipula que “la aptitud al matrimonio se adquiere para el hombre y para la mujer que goza de sus facultades mentales, a 18 años cumplidos”.

 

El Código de Familia empieza a dar resultados en Marruecos

 

 

El número de divorcios a petición de la mujer se disparó en Marruecos en los últimos tres años, periodo en el que se aplicó un nuevo Código de Familia, que sin embargo no ha podido evitar que aumenten los matrimonios de mujeres menores de 18 años de edad.

 

La aplicación de ese código, con avances respecto a otros países musulmanes, se ve dificultada por los comportamientos “sexistas” de los jueces marroquíes, según denunció una organización de derechos humanos durante la presentación de un balance de resultados.

 

En el año 2007 hubo un 44 por ciento más de divorcios solicitados por mujeres marroquíes, hasta alcanzar los 27.907, mientras que en 2005 sólo fueron 1.983, según un balance de la aplicación del nuevo código, que fue presentado en Rabat.

 

El informe fue publicado durante un coloquio organizado por el Ministerio de Justicia para evaluar el impacto sobre el matrimonio y la mujer a raíz de la aplicación de la nueva “Mudawana”, la ley que organiza los derechos de la familia en Marruecos
El número de divorcios a petición de la mujer se disparó en Marruecos en los últimos tres años, periodo en el que se aplicó un nuevo Código de Familia, que sin embargo no ha podido evitar que aumenten los matrimonios de mujeres menores de 18 años de edad.La aplicación de ese código, con avances respecto a otros países musulmanes, se ve dificultada por los comportamientos “sexistas” de los jueces marroquíes, según denunció una organización de derechos humanos durante la presentación de un balance de resultados.

En el año 2007 hubo un 44 por ciento más de divorcios solicitados por mujeres marroquíes, hasta alcanzar los 27.907, mientras que en 2005 sólo fueron 1.983, según un balance de la aplicación del nuevo código, que fue presentado en Rabat.

El informe fue publicado durante un coloquio organizado por el Ministerio de Justicia para evaluar el impacto sobre el matrimonio y la mujer a raíz de la aplicación de la nueva “Mudawana”, la ley que organiza los derechos de la familia en Marruecos.

Una de las reformas más importantes de la “Mudawana” consiste en que el repudio y el divorcio se definen como una disolución de los lazos matrimoniales ejercida tanto por el hombre como por la mujer, bajo control judicial, y no constituyen una prerrogativa única del hombre, como ocurría anteriormente.

El informe destacó que los casos de divorcio a petición de las mujeres aumentaron a 14.791 en el año 2006, lo que significó un incremento del 48.16 por ciento.

En cambio, disminuyeron los casos de divorcio a petición de los hombres, que fueron 29.668 en 2005, 28.239 en 2006 y 27.904 en 2007.

Durante estos tres años aumentó el número de matrimonios: un 11.52 por ciento entre 2005 y 2006 y un 9.04 por ciento entre 2006 y 2007.

Aumentó también el porcentaje de divorcios pactados entre 2006 y 2007, de 6.714 a 8.243 y en la aplicación de la nueva “Mudawana” destaca el aumento del número de matrimonios con acuerdos paralelos para el reparto de bienes en caso de divorcio, que pasó de 295 en 2005 a 424 en 2006 y a 900 en 2007.

Pero el informe destaca el incremento del número de mujeres casadas sin llegar a la edad legal mínima (18 años), puesto que pasó de 26.520 casos en el año 2006 a 29.847 casos en 2007.

La “Mudawana” fue adoptada en 2004 después de una polémica entre los grupos conservadores y los progresistas en Marruecos.

El nuevo Código de Familia marroquí, conocido como Mudawana, ofrece más derechos a las mujeres, como la posibilidad para ellas de pedir el divorcio con nuevos argumentos, el aumento de los importes de las pensiones que el hombre debe pagar a su esposa después de la separación o la posibilidad de llegar a otro acuerdo para el reparto de bienes.

Incluye además la supresión de la figura del tutor para la mujer y el aumento de la edad legal para el matrimonio de 16 a 18 años y, lo que es especialmente importante, el haber puesto obstáculos con el fin de limitar y dificultar la practica de la poligamia.

El director de asuntos civiles del Ministerio de Justicia, Ibrahim Al Aisar, comentó sobre este informe que “la aplicación de la nueva Mudawana ha creado un ambiente favorable para la vida del matrimonio”.

Añadió que hay más casos en los que el divorcio es pactado, “lo que tiene un impacto positivo sobre los hijos”, y destacó que “hay más mujeres que se casan sin tutor y más matrimonios tienen contratos de reparto de bienes en caso de divorcio”.

Aunque la presidenta de la Organización Marroquí de Derechos Humanos, Amina Buayach, reconoció los aspectos positivos de la Mudawana, comentó que “hay un desfase entre el texto y la aplicación concreta”.

Buayach dijo: “hay muchos obstáculos para la buena aplicación, los jueces no tratan de manera igual a los hombres y a las mujeres, siguen con una mentalidad sexista y, además de eso, el texto obliga a pronunciar una sentencia en un plazo de dos meses para la pensión a favor de la mujer divorciada, plazo que no se respeta ante los tribunales”.

La presidenta de la OMDH añadió: “los tribunales piden a las mujeres muchos documentos, como pruebas de lo que pretenden en casos de divorcio, y eso es muy difícil en Marruecos, sobre todo en el mundo rural y para las mujeres analfabetas y pobres”.

Los especialistas creen positivos los primeros años de aplicación del nuevo Código de Familia en Marruecos, y opinan que con el tiempo se podrá llegar a la plena aplicación de la ley lo que contribuirá a una mejor emancipación para las mujeres y una mayor consolidación de sus derechos.

Ramadán. Así se llama el noveno mes lunar del calendario en el que se basa el Islam y que, al igual que hace 33 años, comienza hoy, primero de agosto, en pleno verano. Los musulmanes de todo el mundo aguardan este sagrado mes para reunirse en familia, además de emplear este tiempo para reflexionar e indagar en su espiritualidad y tratar, de esta manera, de mejorar como persona.

A pesar de que se trata de una celebración muy arraigada en los países árabes, en Euskadi, esta festividad no pasa inadvertida. De hecho, en los próximos treinta días algo más de 47.000 musulmanes afincados en la CAV y Navarra están llamados a ayunar para continuar, de esta manera, con una tradición que se celebra desde hace más de 1.400 años, según el calendario musulmán.

Pero, ¿cómo recibe el pueblo musulmán afincado en Euskadi la llegada de esta fecha tan señalada? Según explica Mustafa, un joven bilbaino de origen bereber que regenta una carnicería en el barrio de San Francisco, con mucha ilusión y, sobre todo, con grandes dosis de dulces. “Se tiende a degustar más dulces de lo habitual y el dátil pasa a convertirse en el producto estrella”, explica Mustafa, quien estos días exhibe en su comercio un escaparate repleto de estos productos.

Con miel, canela y frutos secos los poseedores de las recetas preparan un amplio surtido de estos pasteles para compartir con sus familias. Y todo el que quiera probar estos dulces árabes puede acercarse a la carnicería de Mustafa en la calle San Francisco.

“Los primeros alimentos que solemos ingerir cuando cae el sol suelen ser dátiles, agua, leche y sopa, pues son ligeros y abren el apetito”, remarca. “Además, los dátiles y los pasteles tienen un alto valor energético y fortalecen el cuerpo tras el ayuno”, cuenta el bereber.

Y, es que, desde hoy hasta el próximo 30 de agosto, los musulmanes tendrán prohibido tomar alimento alguno hasta el ocaso, momento que aprovecharán para hidratarse antes de comenzar con los rezos. Será a partir de las 23.00 horas cuando se sentarán a la mesa para cenar y reponer fuerzas. Para la principal comida es frecuente preparar ensaladas y carne o pescado con vegetales y pasas.

objetivo del ayuno Los musulmanes se sirven del ayuno y abstinencia total durante las horas de sol como ejercicio para incrementar la paciencia, la humildad y la espiritualidad. Esto se percibe en “el buen ambiente” que hay durante este mes. Abdelghani, un joven musulmán que espera emocionado el Ramadán, afirma notar que “la gente está más feliz”. A su vez, en esta fecha se tienden a hacer más donaciones (Sadaqa). Uno de los pilares de la religión consiste en acortar las distancias que puedan darse en la sociedad.

Para las ansiadas cenas, o desayunos para ser exactos, no se preparan comidas específicas. Pero les gusta variar, y con lo que hay en casa cocinan platos elaborados que no se suelen comer el resto del año. Se tiende a degustar más dulces de lo habitual y el dátil se convierte en el producto estrella.

Amal, la mujer de un peluquero de la calle San Francisco, asegura que, tras el Ramadán, aunque se crea lo contrario, “acabas engordando unos kilitos, y se gasta un dineral”. Anota que es “algo más difícil” cumplir con las tareas durante el mes de Ramadán aquí. “Dormimos poco y con los niños tenemos que mantener los horarios cotidianos”. Puntualiza que en los países musulmanes la gente duerme durante el día y hace vida nocturna facilitando el ayuno y el descanso. Como en culturas basadas en el cristianismo, las sobremesas pueden prolongarse. Existe cierto paralelismo entre las Navidades cristianas que se celebran en Euskalherria y el aspecto social del mes de Ramadán. Es usual ver más trajes tradicionales, reunirse para comer y hacerse regalos. También se vive un momento de mayor entendimiento y afecto. Igualmente, se recuerdan épocas pasadas y se repasa la herencia de historias familiares. Pero los musulmanes vascos muestran que el consumismo navideño es remplazado por la búsqueda de la espiritualidad y la reflexión.

Esta noche la familia Ouafa romperá el primer ayuno con crepes, té y almendras. Unas dos horas más tarde, cuando regresen los hombres de la mezquita, Amal tendrá la comida preparada: pan marroquí, ensalada y tahina de cordero y pasas.

1 COMMENT

  1. Pedazo de panfleto, xenófobo, y que no dice ni una sola verdad. Expresiones tales como “Hasta la MORA de 50 años”, da una idea clara de quién ha escrito esta clase de panfleto, que circulan por internet y que a la gente que le encanta dar al botón de reenviar sin criterio alguno, se encarga de difundir.

    Como dice el panfleto, muchos de los que nos levantamos a las 6 de la mañana vemos este tipo de cosas en marroquís, europeos y españoles.

    El subsidio lo pueden cobrar, además de desempleados que hayan agotado el paro y tengan cargas familiares, aquellas otras que tengan especiales dificultades para incorporarse al mercado laboral, como emigrantes retornados, liberados de prisión y los que han salido de una baja por enfermedad, y aquellas personas que no hayan cotizado más de seis meses, siempre y cuando tengan cargas familiares.
    En cuanto a la cuantía, cobrarán el 80% del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples que viene siendo unos 421,79 euros (dato pendiente de actualizar).
    Para cobrar el subsidio, al desempleado se le exige que acepte el compromiso de actividad. Es decir, que busque activamente empleo, no haber rechazado ninguna oferta de empleo adecuada y participar en acciones de formación, promoción o reconversión profesional entre otras. Además, debe de carecer de rentas superiores al SMI.

    En el caso de los marroquíes que mencionas (se supone que no son emigrantes retornados ni liberados de prisión) para cobrar un subsidio tendrían que cumplir alguna de estas condiciones: haber agotado la prestación de desempleo, o haber trabajado 6 o menos de 6 meses.

    Si piden subsidio por haber agotado una prestación de desempleo, no hay nada que decir, porque tendrían que haber cotizado como cualquier español durante 12 meses (condición indispensable para poder cobrar el paro) y en ese caso no hay trato de favor.

    Si lo piden por haber trabajado 6 o menos de 6 meses, tendrán derecho a tantos meses de subsidio como meses trabajados, salvo en el caso de haber trabajado 6 meses y tener cargas familiares (tengo dudas de que este apartado sea así).

    Teniendo en cuenta que, tanto para cobrar el paro como para cobrar subsidio, alguien ha tenido que cotizar más o menos un 30% sobre una bases de cotización que, como mínimo, es de 850,20 euros y lo ha tenido que hacer durante tantos meses como van a cobrar el subsidio, no veo yo que el negocio (aunque sí pueda haberlo) les sea tan redondo.

    En cualquier caso, y volviendo a los medios de control a disposición de los empleados públicos encargados del caso, hay cosas que sí podrían hacer para atajar esas prácticas, a todas luces abusivas.

    Cito parte de la legislación al respecto: Para cobrar el subsidio, al desempleado se le exige que acepte el compromiso de actividad, es decir, que busque activamente empleo. No haber rechazado ninguna oferta de empleo adecuada y participar en acciones de formación, promoción o reconversión profesional entre otras. Además, debe de carecer de rentas superiores al SMI.

    Así las cosas, lo único que le ha faltado decir al final es la expresión: “Moros de mierda”, que es de verdad lo que lleva en ese alma negra la persona que de verdad ha redactado este panfleto miserable.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir els comentaris brossa. Apreneu com es processen les dades dels comentaris.