Radares móviles y fijos- Más de 35.000 conductores multados por exceso de velocidad en siete días

0
553

Los españoles seguimos corriendo mucho al volante. Eso se deduce de las más de 35.000 denuncias realizadas por tráfico por exceso de velocidad en tan solo siete días de campaña. Casi un cuatro por ciento de los vehículos controlados ha terminado en infracción. Ha adquirido especial protagonismo Pegasus, el nuevo helicóptero de la Guardia Civil dotado de radar. Cuatro de los conductores sancionados han sido puesto a disposición judicial tras superar en más de 80 kilómetros a la hora el límite de la carretera por la que circulaban. El que lo hacía a mayor velocidad fue cazado en la AP-7, en Valencia, circulando a 252 kilómetros por hora.Estos cuatro conductores se enfrentan a una posible condena con pena de prisión de tres a seis meses o a la multa de seis a doce meses de trabajos en bien de la comunidad. En cualquier caso, los cuatro se han quedado directamente sin carnet por un tiempo que puede ir de uno a cuatro años.

En España hay en total unos 850 radares fijos, 550 de la DGT, 240 en Cataluña y 60 en el País Vasco. Hay nueve radares de tramo activos. Cataluña es la comunidad con mayor densidad de radares, 18 cada 1.000 kilómetros, seguida de País Vasco, 16 cada 1.000 km, y Madrid, 12 cada 1.000 km. Navarra es la Comunidad con menos radares (tiene solo cuatro).

Alrededor del 50% de los radares están instalados en autopistas y autovías y el otro 50% en carreteras secundarias. La Guardia Civil también emplea unos 250 radares móviles, más o menos camuflados en vehículos, y que cambian de ubicación.

A todos estos también hay que añadir los radares urbanos que gestionan las policías municipales de cada ciudad (por poner un ejemplo los radares de la M-30, que ya no son de la DGT, sino del Ayuntamiento de Madrid).

Según la actual Directora general de tráfico, María Seguí, los radares de velocidad no solo tienen que estar en los puntos negros como defienden algunas asociaciones de conductores, ya que el hecho de que una vía sea segura no significa que no deba ser vigilada.

Los radares están para gestionar la velocidad en dos variantes. La primera, donde es un factor de riesgo, y, la segunda, para controlar y homogeneizar la velocidad del flujo del tráfico en las diferentes vías. Si en las carreteras seguras algunos vehículos corren más de lo debido interfieren con otros y pueden crear peligro.

Son palabras de María Seguí. Además niega que exista un afán recaudatorio con ellos. La DGT estima que este año se saldarán sanciones por valor de unos 409 millones de euros.

El principal objetivo de los radares es que los conductores conduzcan más despacio, respetando los límites de velocidad. En el año 2005 la velocidad media en las carreteras españolas era de 116,7 km/h, en el 2010 fue de 110,05 km/h.

En el primer año de funcionamiento del radar de tramo del túnel del Guadarrama, el primero en funcionar en España, el porcentaje de vehículos que excedía la velocidad máxima pasó del 11,7% (con el radar puntual) al 4%. Viendo estos datos parece que la gente respeta más los límites.

Desde hace apenas un par de años han ido apareciendo en las carreteras españolas los denominados radares de tramo, que miden la velocidad de determinado coche en función de cuándo tiempo tarda éste en recorrer una distancia concreta. Pero, ¿cómo funcionan y dónde se encuentran estos radares?

En realidad, el sistema utilizado por estos radares calcula la velocidad media de los vehículos a partir del tiempo que hayan empleado en completar el recorrido en cuestión. Por tanto, estos dispositivos tienen la falla de que un coche puede ir en ciertas partes de dicho tramo a una velocidad muy superior a la estipulada y después decelerar durante un tiempo para compensar la media de velocidad total, lo que conlleva doble riesgo para la seguridad vial.

Los radares de tramo disponen de una cámara para cada carril, todas instaladas en columnas, tanto en el punto de inicio como al final del segmento de vía seleccionado. Estas cámaras, según explica el RACC, almacenan las imágenes del vehículo infractor así como los datos de matrícula, fecha y hora exacta de la infracción. Además, cuentan con la ventaja de que no pueden ser anulados por los ilegales dispositivos antirradar.

enlace practico para saber donde se encuentran los radares fijos en España. localizacion de los radares fijos en España.

¿Dónde te pueden ‘cazar’ este verano? Si no quieres tener sustos en estas vacaciones, echa un vistazo al mapa de radares actualizado a junio de 2013. Automovilistas Europeos Asociados (AEA) lo ha elaborado a partir de una muestra de 5.000 denuncias tramitadas en el último semestre considerando solo los puntos en los que, en días alternos, se hayan comunicado más de dos infracciones.

Esta asociación lleva más de veinte años realizando un mapa de radares que indica los puntos donde con más frecuencia la Dirección General de Tráfico, el Gobierno Vasco y la Generalitat de Cataluña sitúan los cinemómetros y formulan denuncias por exceso de velocidad. Según AEA el estudio refleja más de mil puntos de control de velocidad en vías interurbanas de todo el país. Su atividad habría aumentado a partir de Semana Santa al ponerse de nuevo en funcionamiento cinemómetros que no estaban operativos por falta de mantenimiento. 

Los datos reflejan que en España se formulan al año más de cuatro millones de denuncias en carretera y de ellas, aproximadamente el 46%, se corresponden con excesos de velocidad. Sin embargo, son una minoría las que sobrepasan gravemente los límites legales establecidos.

 

Los últimos datos verificados, correspondientes a 2011, reflejan que la velocidad media con la que se ha circulado por las autopistas y autovías de nuestro país es de 99,65 km/h. Menos de un 5% de los conductores había rebasado los límites. De ellos un 70% apenas los sobrepasaban en 10 km/h (hecho sancionado con una multa de 100 euros que no conlleva pérdida de puntos).

 

http://motor.es.msn.com/radares

http://motor.es.msn.com/radares/barcelona.aspx

http://www.autobild.es/sites/default/files/Tabla-radares-espana.pdf

¿Dónde se encuentran?

El primer radar de tramo en la red española se instaló en 2009 en el túnel de Vielha, Lérida, y en la actualidad un total de ocho controlan tantos tramos en distintas carreteras nacionales.

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha recordado que a partir de este lunes los conductores que circulen por los túneles de Guadarrama, sentido Madrid, por el de Sartego en La Coruña , por la circunvalación de Zaragoza o por el puerto de Despeñaperros (Jaén), a una velocidad media superior a la permitida serán sancionados y recibirán una multa con el importe correspondiente según los nuevos radares de tramo.

Los nuevos puntos de control de velocidad mediante radar de tramo, controlan la velocidad media de los vehículos que circulan en un determinado recorrido de vía. “Su objetivo principal es regular la velocidad en aquellos tramos de carretera en que la seguridad está más comprometida, como son los túneles, viaductos o circunvalaciones de ciudades en donde es muy alta la densidad de circulación de vehículos”, según ha explicado la DGT.

Los nuevos radares están ubicados en el túnel III de Guadarrama, en la Autopista del Noroeste, AP-6, creando un tramo controlado de 8 kilómetros con velocidad limitada a 100 kilómetros por hora; en el túnel do Sartego (Fene, La Coruña), en la Autopista del Atlántico, AP-9, sentido Ferrol. El tramo controlado es de 1.231 metros, con velocidad limitada a 90 km/h.

También hay otro punto controlado en la circunvalación de Zaragoza, Z-40, entre los puntos kilométricos 26,600 al 29,700. Este tramo es a cielo abierto en su totalidad y tiene una velocidad limitada a 120 km/h.

En la A-4, carretera de Andalucía, el nuevo radar está localizado en Despeñaperros (Jaén), en un tramo controlado de 3.130 metros, en la zona de los túneles, entre los puntos kilométricos 245 y 249, dirección Madrid.

Ya existen, en funcionamiento desde diciembre de 2010 dos radares de este tipo: en el túnel II de Guadarrama, en la Autopista del Noroeste, AP-6, (punto kilométrico 53,500, boca de entrada del túnel y en el punto kilométrico 57, boca de salida del túnel) sentido La Coruña; y en el túnel de Torrox, Málaga, en la Autopista del Mediterráneo, A-7, sentido Barcelona. El tramo controlado es de 1 kilómetro con velocidad limitada a 100 km/h.

La DGT ha recordado que ésta es una medida con la que se pretenden evitar muertes en carretera, ya que “la velocidad inadecuada o excesiva es una de las causas principales de los accidentes de tráfico, que está presente en uno de cada cuatro accidentes mortales”.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir els comentaris brossa. Apreneu com es processen les dades dels comentaris.