De los 2.130 millones de euros presupuestados para el S-80 y ahora resulta que el supersubmarino español no flota porque pesa demasiado

0
4

Más vale que España no tenga que echar mano de su flota de submarinos en los próximos meses. O en los próximos años, mejor dicho. El S-80, el supersubmarino español que tenía que entrar en acción en 2011 sigue en el taller por un motivo grave: no flota.

Los 2.130 millones de euros presupuestados para el S-80 no sirvieron para evitar el grave fallo de diseño que arrastra. Nunca mejor dicho. Porque el submarino es más ancho y pesado de lo que debiera. Hasta el punto de que resulta imposible hacerlo emerger para renovar las reservas de aire o acceder al interior del mismo.Y eso que la aprobación del proyecto se justificó en la necesidad de dotar a la industria española de “independencia en un sector estratégico y, al mismo tiempo, colocarse en una situación competitiva en el mercado de exportación”.

Las 70 toneladas de más que pesa no se pueden aligerar por lo que la solución que barajan ahora mismo en el astillero de Navantis es hacerlo más largo para hacer más esbelta su figura y favorecer su flotabilidad cuando sea necesario. Esta operación supondrá el desembolso de 700 millones de euros, tal y como reconoció el propio ministro del ramo, Pedro Morenés, a una pregunta de Izquierda Unida en el Congreso. Reconocido el error, IU exigió responsabilidades políticas pero el Gobierno no tiene pensado hacerlo. Ni siquiera después de reconocer que no hay fecha prevista para la entrega de las 4 unidades de S-80 encargadas.

Imagen de archivo de los astilleros de Navantia. Fuente: Navantia.esDefensa insiste en que estos problemas son frecuentes en prototipos y asegura que se solucionarán pronto al haber contratado a Electric Boat, empresa puntera en el sector, para solucionarlos. Sin embargo, en el informe preliminar que los estadounidenses realizaron de los S-80 añaden, además, graves deficiencias en los mecanismos de control y procedimientos de ingeniería.

“Los problemas descubiertos por este Gobierno en el desarrollo del programa son habituales en proyectos de alto componente de I+D+i, tal y como ha ocurrido en otros países con proyectos semejantes. El desarrollo del programa proporciona a la industria naval capacidades tecnológicas punteras que le permitirán competir en el mercado internacional con un producto propio”, defiende el Ejecutivo.

Además del prototipo, otro de los cuatro submarinos encargados ya está construido en más del 70%, por lo que habría que serrarlo para alargar el casco. Y el problema es aún mayor porque peligran los contratos de venta apalabrados con países como Noruega o Australia que se habían interesado por el prototipo del S-80.

Este retraso deja a España con una capacidad operativa de submarinos de tres unidades. Todos ellos deberían haber sido jubilados hace tiempo, pero se ha estirado su capacidad operativa con reparaciones y actualizaciones. Hablamos del ‘Tramontana’, el ‘Galerna’ y el ‘Mistral’.

submarino-que-no-flota

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada