Día Mundial de la Salud Mental

0
13

Hoy 10 de octubre la OMS celebra el Día Mundial de la Salud Mental, con objetivo de sensibilizar a la población acerca de los problemas de salud mental, aprovechando también para debatir acerca de prevención y tratamiento de estas patologías. El tema de este año es «La depresión, una crisis mundial». Quiero aprovechar la ocasión para recordar la utilidad del ejercicio físico y el estilo de vida saludable como terapia para mejorar la salud mental.

La depresión afecta a más de 350 millones de personas de todas las edades y en todas las comunidades, y contribuye de modo significativo a la carga mundial de morbilidad. Se dispone de tratamientos eficaces contra la depresión, pero el acceso a ellos es problemático en la mayoría de los países, y en algunos solo lo reciben menos del 10% las personas que lo precisan, según datos de laOMS (cita textual). Creo que es interesante recordar que hay ciertas actuaciones, añadidas al tratamiento médico, que pueden ser medidas útiles para aliviar algunos problemas de salud mental.

La enfermedad mental es un campo muy amplio que abarca un rango muy extenso de patologías con diversas sintomatologías. Desde problemas de ansiedad y depresión en adultos a los déficits de atención e hiperactividad que afectan a niños, hay un campo muy extenso de patologías que, por desgracia, son muy frecuentes en nuestra sociedad. Por eso quiero remarcar que la enfermedad mental no está confinada en manicomios, ni es algo de “locos”. Los problemas de salud mental, en difersas manifestaciones, afectan a niños, adultos y mayores de todas las edades y condiciones.

Hábitos saludables en los problemas de salud mental

Hace poco ya hablamos del tema en Vitonica, pues en esa ocasión muy reciente (escasos días) se celebraba el día mundial de la depresión. Siendo la depresión un problema de salud mental tan extendido, no deja de estar presente también hoy, a pesar de contar ya con un día propio dedicado al recuerdo y sensibilización. La depresión, como otros problemas de salud mental, se puede mejorar, en algunos casos, con ciertas terapias relacionadas con el ejercicio físico, los cuidados generales de salud y estilo de vida saludable.

  • Por ejemplo, hablábamos de que la fisioterapia puede ayudar en la depresión, al aplicar técnicas para aliviar el dolor, relajar y fomentar la actividad física de estas personas. También dando consejos sobre estilo de vida saludable, donde también tienen mucho que decir otros profesionales sanitarios y de la actividad física.
  • Una correcta alimentación, así como evitar hábitos nocivos, también es positivo para aliviar parte de la sintomatología de algunos problemas de salud mental. De hecho, una mala alimentaciónpuede llegar a potenciar los síntomas depresivos.
  • Búsqueda de actividades y hobbies es algo muy recomendable para mejorar la sensación de bienestar en algunos trastornos de la salud mental. Dentro de estas actividades se incluye, por ejemplo, la práctica de actividades deportivas y de ocio, paseos, senderismo, actividades al aire libre, etc.
  • Actividades y terapias con animales también son útiles en estos casos y a todas las edades. ya sean niños, personas mayores, o adultos.
  • Programas personalizados de ejercicio físico, fomentando el cuidado de la salud y la creación de redes de apoyo social, al poder hacer nuevas amistades durante la realización de las sesiones, son también eficaces para mejorar algunos problemas de salud mental.

En definitiva, que no olvidemos que la salud mental es un campo muy amplio con patologías muy extendidas que afectan a gran número de personas (ansiedad y depresión principalmente) y que, en cierta medida, se pueden beneficiar de unos hábitos saludables de ejercicio, actividad y apoyo social, por lo que no hay que apartar o tratar de ocultar este tipo de patologías, sino exponerlas y darle la importancia que tienen, invirtiendo recursos, medios y difundiendo información para, entre todos, apoyar la lucha y los cuidados para este tipo de patologías.

 

La primera Asamblea Mundial de la Salud realizada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 1948 y en la que México tuvo un papel relevante, resolvió que se debería patrocinar un Día Mundial de la Salud todos los años; en la Asamblea siguiente se acordó que la fecha de la celebración fuera el 7 de abril, aniversario del inicio de la OMS y desde 1950 se celebra el Día Mundial de la Salud  cada año, El Consejo de Salubridad General, órgano de carácter constitucional y autoridad sanitaria en el país, ha sido la encargada de la convocatoria y organización del evento, en virtud de que aglutina al sector público, organizaciones académicas, de investigación y de la sociedad civil relacionadas con los temas de salubridad general y de salud.

Los actos del Día Mundial de la Salud son, en lo fundamental, responsabilidades de los gobiernos y su celebración ha encontrado amplio eco a nivel mundial. Cada año, la OMS convoca a todos sus Estados miembro a organizar la celebración, que cada año se dedica a un tema de salud diferente, acorde con su importancia crítica a nivel global.

En 2010 el tema será “Urbanización: un reto para la salud pública” y se resume en que prácticamente todo el crecimiento demográfico durante los próximos 30 años tendrá lugar en las zonas urbanas, lo que indica que la urbanización es un fenómeno que no tiene visos de desaparecer.

El fenómeno afecta a cuestiones como el agua, el medio ambiente, la violencia y los traumatismos, las enfermedades no transmisibles y sus factores de riesgo como el uso de tabaco, una alimentación poco saludable, la inactividad física, el uso nocivo del alcohol y los riesgos asociados a los brotes de enfermedades.

La urbanización supone un reto por varios motivos:

  • Los pobres de las zonas urbanas padecen de forma desproporcionada una amplia gama de enfermedades y problemas de salud, entre ellos un mayor riesgo de violencia, enfermedades crónicas y algunas enfermedades transmisibles como la tuberculosis y el VIH/SIDA.
  • Los principales determinantes sociales de la salud en el contexto urbano van más allá de lo puramente sanitario e incluyen las infraestructuras, el acceso a los servicios sociales y de salud, la gobernanza local. distribución de los ingresos y las oportunidades en materia de educación.

Se busca  alentar a los dirigentes nacionales a tomar parte en la celebración del Día promoviendo y participando en las actividades. La lista de posibilidades de participación son

Se invita a las ciudades a abrir parte de sus calles a la población y cerrarlas al tráfico, para ofrecer a los ciudadanos un nuevo espacio público para el ejercicio físico, para encontrarse con la familia, los amigos y la comunidad, para realizarse chequeos de salud, degustar comidas locales sanas o visitar las atracciones locales. La fecha ideal para la apertura de las calles es el 11 de abril. Para las ciudades en las que el domingo sea día laborable, la fecha preferible sería el 9 de abril.

Las actividades en las calles sin tráfico dependen de la creatividad, las aspiraciones y las prioridades de cada ciudad. Puede ser una sola actividad o varias. Montar en bicicleta en América Latina puede ser divertido, pero el tai chi, los conciertos de música clásica, los partidos de fútbol o una caminata con el alcalde pueden ser más adecuadas en otros lugares.

Este miércoles, 10 de octubre, se conmemora el Día Mundial de la Salud Mental, que este año se centra en la depresión por su alta incidencia, una enfermedad que afecta a 350 millones de personas en todo el mundo.

En esta ocasión la Organización Mundial de la Salud celebra este día con el tema: “La depresión, una crisis mundial”.

La depresión afecta a más de 350 millones de personas de todas las edades y en todas las comunidades, y contribuye de modo significativo a la carga mundial de morbilidad. Se dispone de tratamientos eficaces contra la depresión, pero el acceso a ellos es problemático en la mayoría de los países, y en algunos solo lo reciben menos del 10 por ciento de las personas que lo padecen.

“El número de niños y adolescentes, desde 12 a 25 años, que padecen depresión es tan alto como en los adultos, el problema es que no se detecta porque no hay conciencia de su real incidencia”, afirmó Shekhar Saxena, director del departamento de Salud Mental y Abuso de Sustancias de la OMS.

“La depresión afecta más a mujeres que a hombres. La depresión postparto es bastante común. De hecho, afecta al 10 por ciento de todas las madres recientes en el mundo desarrollado y al 20 por ciento en los países en desarrollo”, señaló Saxena.

La depresión es el resultado de interacciones complejas entre factores sociales, psicológicos y biológicos. Hay relaciones entre la depresión y la salud física; así, por ejemplo, las enfermedades cardiovasculares pueden producir depresión y viceversa.

Asimismo, circunstancias estresantes como las presiones económicas, el desempleo, los conflictos o los desastres naturales pueden aumentar el riesgo de padecer este trastorno.

Ante la problemática, la OMS hace un llamamiento de alerta a los Estados miembros para recordarles que la depresión es una enfermedad frecuente y que se debe ayudar a las personas que la padecen a aceptarla y tratarla.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada