Ahora estoy viviendo en mi vida un segundo confinamiento obligado por una España centralista con un tono autoritario que nos aplica a todos los ciudadanos el famoso “aquí ordeno y mando” desde Madrid con la ley mordaza vigente en todo el país.

0
69

Yo ya tengo una cierta edad y soy una época en la que todos los españoles estabamos obligados a jurar bandera en un cuartel militar, y entonces era normal y era aceptado porque el servicio militar era obligatorio y los que empezaban a no querer hacer el servicio militar se les metia en la prisión o ellos se declaraban objetores de conciencia y a cambio eran obligados a hacer otro servicio a la comunidad alternativo, pero suponque que no fue fácil para los primeros que se declararon en contra del servicio militar, yo carecia de principios en aquel momento y mi caracter no era antisistema asi que me tocó vivir confinado en un cuartel militar un año y medio porque me toco ir a la Marina.En aquel momento el estado español necesitaba mano de obra barata para poder hacer mantenimiento de las instalaciones y de todas las armas que había acumulado dentro de los cuarteles, en aquella época la mayoria aprendiamos a usar las fregonas para limpiar suelos y tambien aprendimos a pelar cientos de patatas o tareas mas propias de la especialización que nos daban si tenias aptitudes para algo, en mi caso fué cuidar de los niveles de aceite y agua de los motores de un pequeño barco guardacostas de 30 metros de eslora que paso de estar destinado en el Ferrol con todos los mandos intermedios de Galicia a cambiar de destino de repente y tener la base fija en Huelva donde los mando Gallegos cambiaron de humor y nos machacaron con más mala leche desde entonces..

Aquella experiencia para mí fue como vivir un primer ensayo muy largo en el tiempo de confinamiento sin cobertura de movil, simplemente porque no existian por aquel entoncesEn aquellas dura disciplina militar para conseguir salir a la calle tenías que pasar revista y presentarte con el uniforme muy limpio y planchado y el sargento es el que decidía si podías salir o no en función como ibas vestido, yo casi nunca superaba la prueba asi que para mi fue como un primer confinamiento obligado e impuesto por los militares de rango superior. 

Ahora a la edad de 58 años vuelvo a estar confinado en casa obligado por el estado español y de nuevo vuelvo a ver a la institución militar en un segundo plano en las conferencias de prensa de la televisión, ahora por suerte puedo salir a la calle a pasear porque tengo un perro y tambien me autorizan a salir para hacer las compras sin tener que pasar revista ante un oficial que autorice mi manera un tanto informal de vestir.
Reconozco que en el primer confinamiento echaba de menos poder ver a las mujeres bonitas para la calle durante un periodo de tiempo muy largo, porque en mi barco no habian mujeres, ahora por suerte puedo ver alguna en la calle cuando salgo pero manteniendo siempre una distancia de seguridad y por supuesto no voy a poder tocarla porque seria para ambos asumir un riesgo muy alto de contagio.

La última reflexión que me hago ahora mismo es que si yo hubiera tenido antecedentes por delincuencia ahora podría estar hablando de un tercer confinamiento obligado por el estado español, por suerte no es mi caso y nunca he pasado por esta experiencia de cautividad forzada , pero ahora empiezo a pensar que si dura mucho tiempo este confinamiento obligatorio puede ser que acabe siendo una opción muy válida para muchas personas que viven solas en casa y que quizás ya no tienen dinero ni para comprar uno o dos comidas diarias, entonces es cuando plantearan un robo premeditado para que lo pillen infraganti y de este modo tener un lugar donde poder comer al menos tres veces al día, aunque sea entre rejas.

Como última comparación con mi primer confinamiento es que cuando yo hacía el servicio militar de joven la lucha era solo contra una supuesta suciedad en forma de polvo o particulas muy diminutas y por tanto era un enemigo practicamente invisible que yo no incapaz de percibir a simple vista y cuando hacíamos las guardias de noche de pie con el zetme en la mano me quedó bien claro que el enemigo también era totalmente invisible porque nunca aparecía nadie con intenciones de entrar sin permiso en el cuartel, ahora de nuevo el enemigo del estado Español vuelve a ser totalmente invisible

Este enemigo se ha infiltrado dentro del territorio nacional porque es mucho más pequeño y por tanto mucho más invisible que el polvo que pudimos visualizar entonces en los cuarteles militares cuando yo era joven, ahora el enemigo vino escondido en un caballo de Troya muy ruidoso en forma de avión Low cost que dicen las malas lenguas que contamina mucho.
El caballo de Troya han sido esta vez todo una muy flota muy variada de aviones low cost que han desplazado a muchas personas de diferentes procedencias con el virus incubado dentro sin que nadie lo supiera, empezando por el mismo infectado asintomático que a tardado de 5 a 14 en empezar a notar los primeros síntomas .El Covid-19 es por cierto un virus muy contagioso, sabemos que procede inicialmente de China, pero en el contexto de un mundo muy globalizado se  ha propagado fácilmente a Europia empezando por Italia y desde allí a toda Europa, la mayoria de gobernantes en todos los países han tardado demasiado tiempo en tomar medidas drásticas de confinamiento para empezar a atajar la pandemia y por eso el virus lo ha tenido tan fácil para dar toda la vuelta al mundo aprovechando las ventajas de vivir en un mundo tan globalizado y tan bien comunicado por las compañías aéreas.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir els comentaris brossa. Apreneu com es processen les dades dels comentaris.