Prohibido pagar en efectivo más de 2.500 euros

0
142

Este miércoles entra en vigor la nueva Ley de Prevención y Lucha contra el Fraude Fiscal, que desde el día 19 de noviembre prohibe el pago en efectivo de cantidades superiores a 2.500 euros, salvo los realizados entre particulares y en entidades financieras. El importe mínimo de una sanción por este concepto será de 625 euros.

Este miércoles ha entrado en vigor la nueva Ley de Prevención y Lucha Contra el Fraude Fiscal, que prevé la prohibición, desde el 19 de noviembre, del pago en efectivo de cantidades superiores a 2.500 euros, a excepción de los que se realicen en entidades financieras y entre particulares.

Dicha prohibición es independiente de si se entrega o no factura, y su incumplimiento se sancionará con una multa del 25% del importe abonado, lo que asegura que el importe mínimo de la sanción sea de 625 euros. Esta sanción es ‘solidaria’, de manera que responderá de ella tanto el pagador como el receptor del dinero y Hacienda podrá exigírsela tanto uno como al otro.

Por otra parte, Hacienda establece que quedará exento de responsabilidad aquel que denuncie el incumplimiento de la ley dentro de los tres meses siguientes al pago. Por ejemplo, si realizas un pago a un empresario o profesional de una cantidad superior a 2.500 euros, el propio vendedor o prestador del servicio podría denunciarte, y si lo hace, Hacienda sólo te exigirá el pago de la multa a ti, pero no al denunciante, precisamente porque a quien presenta la denuncia se le exime de responsabilidad.

Uno de los motivos más frecuentes por los que se abonan cantidades en efectivo y sin factura es la posibilidad de ahorrarse el IVA. Sin embargo, desde la OCU siempre hemos advertido del peligro de esta práctica, ya que el consumidor, en el caso de que surjan problemas con el bien que ha comprado o con el servicio que le han prestado, quedará indefenso al no poder presentar una factura con la que justificar su reclamación.

Por ello, nuestra recomendación es que exijas siempre la factura y no pagues en efectivo si el importe de la misma es superior a 2.500 euros, y si algún empresario o profesional te exige cobrar en efectivo importes superiores, denúncialo ante la AEAT.

 

Tres millones de billetes de 500 euros han ‘desaparecido’ desde el pinchazo inmobiliario

La crisis del sector inmobiliario está teniendo un efecto devastador sobre el empleo y las cuentas públicas, pero también está influyendo de forma decisiva sobre el número de billetes de 500 euros que circulan por el país.

Según los últimos datos que obran en poder del Banco de España, la cantidad de billetes en circulación ha caído en algo más de tres millones desde mediados del año pasado, cuando comenzó a visualizarse la crisis del ‘ladrillo’. En marzo pasado había, en concreto, 111 millones de billetes de 500 euros distribuidos entre el público, frente a los 114 millones que se registraban en julio de 2007, que marca el momento álgido de su despliegue coincidiendo en el tiempo con el ‘boom’ del sector inmobiliario.

Eso significa la retirada de la circulación de 1.323 millones de euros en billetes de 500 euros, ya que si en julio del año pasado había 56.956 millones de euros en billetes del más alto valor facial, en estos momentos hay 55.623 millones, lo que pone de relieve el cambio de tendencia en la distribución de este tipo de billetes (el Banco de España redondea el número de billetes).

Las cifras contabilizan el dinero en efectivo que circula realmente entre las manos de los ciudadanos. Es decir, representan el saldo entre los billetes que el Banco de España distribuye (el emisor es el Banco Central Europeo) y los que al cabo de un tiempo retira por las más diversas circunstancias.

El número de billetes que distribuye el Banco de España depende de la demanda de los usuarios, y aunque no necesariamente tienen que estar circulando en España -pueden utilizarse en otros países- la mayoría, lógicamente, se usa en el país cuyo banco central está encargado de distribuir los billetes de 500 entre los usuarios.

La utilización de billetes de 500 euros ha ido creciendo de forma sostenida en paralelo con el ‘boom’ del ladrillo, lo que explica que siempre se haya relacionado su uso con el dinero negro que se mueve en el mercado inmobiliario. Lógicamente, en plena recesión en el sector de la construcción, su uso también se retrae al registrarse un número menor de transacciones inmobiliarias. El dinero representado por billetes de 500 euros ha llegado a representar el 70% del efectivo circulante, lo que da idea de su peso en el conjunto del dinero en circulación. La relación entre el dinero negro y el sector inmobiliario mediante el uso de billetes de 500 euros ha llevado a la Agencia Tributaria a investigar unas 12.000 operaciones realizadas entre los años 2003 y 2005 ante la posible existencia de un fraude fiscal.

No sólo está cayendo el uso de billetes de 500 euros. El dinero líquido en circulación se redujo un 3,8% en marzo, lo que pone de relieve que los ciudadanos ‘necesitan’ menos dinero para sus operaciones al haber menos actividad económica. El dinero en circulación asciende en estos momentos a 84.500 millones de euros, de los que 3.314 millones son monedas y el resto en billetes.

El director de la Agencia Tributaria, Juan Manuel López Carbajo, ha informado de que las investigaciones sobre la circulación de billetes de 500 euros generaron en los cinco primeros meses del año unos ingresos de 900 millones de euros.

La cifra es muy significativa porque durante todo 2009 las investigaciones sobre la utilización de grandes cantidades de efectivo con billetes de alta denominación permitieron recaudar 742 millones de euros. A partir de este año, la Agencia Tributaria comenzará a recibir la información proveniente de entidades financieras de todos los movimientos en efectivo de más de tres mil euros, independientemente del tipo de billete utilizado.

Carbajo ha valorado el “esfuerzo” para rebajar el número de billetes de 500 euros en España, que se sitúa a la cabeza de la UE, al tiempo que ha asegurado que estas investigaciones están dando “los mejores resultados” para controlar el fraude. “Es un buen ejemplo de que la Agencia Tributaria hace esfuerzos por tirar de la manta”, ha dicho en Punto Radio.
Economía sumergida

López Carbajo ha restado credibilidad a los estudios que cifran la economía sumergida en el 23% del PIB. Para el director de la Agencia Tributaria, de ser así, España se habría colocado a la cabeza de los países con mayor renta per cápita, algo que no ha ocurrido.

Preguntado sobre si una amnistía fiscal afloraría la economía sumergida, Carbajo ha descartado que la Agencia Tributaria “vaya a participar” en impunidades cubiertas o encubiertas. “La Agencia nunca pude ser favorable a una amnistía”, ha subrayado.

Pese a que la mayor parte de los ingresos por fraude se localizaron en el sector de la construcción, el director de la Agencia Tributaria subrayó que el peso del ‘ladrillo’ en esta partida va siendo menor cada año. “Para 2010 el sector inmobiliario no tiene la prioridad que tenía en años pasados”, remarcó.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir els comentaris brossa. Apreneu com es processen les dades dels comentaris.