informes del espionaje a Gerard Piqué para investigar una supuesta adicción al juego.

0
158

gerard_piqueEl caso del espionaje a Gerard Piqué lejos de cerrarse va camino de convertirse en todo un culebrón. Según el diario El Mundo, el Barcelona encargó controlar las cuentas de Piqué preocupados, entre otras cosas, por la afición al juego on line y a los casinos del defensa.
El Barça quiso tener bien controlado a Piqué y por eso, según el diario El Mundo, de septiembre a 2009 a octubre de 2010, la agencia de detectives Método 3, hizo un exhaustivo seguimiento al futbolista. Este marcaje no consistió solo en controlar sus desplazamientos o saber dónde estaba los días antes de los partidos, también se controló los movimientos en sus tarjetas de crédito e incluso las llamadas que realizó el jugador.

Entre los informes que fueron enviados por la agencia a la Junta Directiva presidida por Joan Laporta se detalla que incluso “un jugador profesional le dio clases particulares” de póquer. Y es que la afición al juego del futbolista siempre fue motivo de preocupación en Can Barça.
Estos mismos informes, catalogados de ‘muy confidencial’, detalla que Piqué realizó varias apuestas webs de juego on line de póquer entre diciembre de 2009 y febrero 2010, llegando a gastarse el defensa más de 5.500 euros en este periodo y llegando a ganar 5.000. También que su por aquel entonces novia y su representante intentaron convencerle para que dejara ese vicio.

Pero la afición al juego de Piqué no se queda ahí y también fueron frecuentes durante este periodo las ‘timbas’ organizadas por el jugador en su casa. El documento destaca que el jugador se llegó a gastar entre 3.000 y 4.000 euros en un casino durante una misma tarde, mucho menos de lo que acostumbraba cuando era futbolista del Manchester United. “Jugaba muy fuerte y una tarde llegó a gastarse 30.000 euros, palabras textuales de él”, relata el documento.

En estos informes se adjuntan fotografrías incluso de un concierto de Alejandro Sanz al que el jugador asistió y también varias imágenes de su coche, del que dicen que conducía, al menos ese día, “a una media de 170Km/h, con puntas de hasta 200 km/h”. Así como también registros de llamadas de Piqué a sus amigos y familiares, en algunos casos, hasta altas horas de la madrugada.

La agencia de detectives Método 3 ha asegurado a El Mundo que dichos informes no lo realizaron ellos y que cuando la policía registró su sede no se llevó ningún informe de los jugadores del Barcelona.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir els comentaris brossa. Apreneu com es processen les dades dels comentaris.