Las comisiones de la clase alta que ahora salen a la luz

0
314

bruno gómez acebo y marcos gómez acebo, dos sobrinos del rey, responderán ante el juez por cobrar unos honorarios de 1,5 millones de euros por la venta de una vivienda propiedad de su majestad y sus hermanas traspasada por 2,7 millones (total de la operación 4,2 millones de euros)

el chalet fue comprado por comercializadora peninsular de viviendas (cpv), una cooperativa en quiebra e intervenida judicialmente que estafó a más de 1.200 familias madrileñas. los encargados de recuperar el dinero de los estafados denuncian que esta comisión, del 55%, es desorbitada ya que en estas operaciones se suele cobrar un 5%, por lo que reclaman su devolución.

 

Dos sobrinos del Rey se sientan hoy en el banquillo de los acusados por un presuntopelotazo inmobiliario en la venta, por 2,7 millones de euros, de un chalé propiedad deDon Juan Carlos y sus dos hermanas, las infantas Pilar y Margarita de Borbón. Si son condenados, Bruno Gómez Acebo y Marcos Gómez Acebo deberán devolverla comisión millonaria que se embolsaron por intermediar en la operación.

La mansión, que el padre del monarca, Don Juan de Borbón, había dejado en herencia a sus tres hijos, fue adquirida en 2002 por Comercializadora Peninsular de Viviendas (CPV), una cooperativa en quiebra e intervenida judicialmente que estafó a más de 1.200 familias madrileñas, y cuyos promotores están en la cárcel. Los dos sobrinos del Rey, que hicieron de intermediarios en la operación inmobiliaria, cobraron una comisión de 1,5 millones de euros

Los síndicos de la quiebra, encargados de recuperar los casi 30 millones de euros estafados por CPV para repartirlos entre los acreedores de la sociedad, reclamaron a Bruno Gomez Acebo, sobrino del Rey, y Marcos Gomez Acebo, sobrino de la infanta Pilar, que devolviesen los 1,5 millones de euros cobrados en concepto de comisión y pasaran a engrosar la lista de acreedores. Ante la negativa de éstos a reintegrar esa cantidad, los síndicos presentaron una demanda de retroacción contra los sobrinos de Don Juan Carlos, que se sentarán hoy en el banquillo del Juzgado de Primera Instancia número 17 de Madrid.
El chalé Villa Giralda, bautizado así en honor a la residencia que Don Juan de Borbón, su esposa, Doña María de las Mercedes, y sus hijos ocuparon durante suexilio en Estoril (Portugal) el siglo pasado, fue vendido en febrero de 2002 por el Rey y sus hermanas a CPV por 2,7 millones de euros, que se repartieron entre los tres a partes iguales. El chalé, enclavado en la exclusiva urbanización madrileña Puerta de Hierro y hoy demolido, ocupaba una parcela de más de 4.200 metros cuadrados, y se componía de dos plantas, semisótano y casa de servicio.
La escritura de compraventa fue firmada, en representación de Don Juan Carlos y sus hermanas, por José Manuel Romero Moreno, conde de Fontao y asesor legal del monarca, a quien los tres hermanos Borbón habían otorgado en 2001 los correspondientes poderes notariales. El conde de Fontao adquirió notoriedad pública este mismo año, cuando El Confidencial reveló que estaba desempeñando un papel de intermediación clave en el caso Urdangarín entre el Rey y su yerno, imputado por corrupción y a punto de sentarse también en el banquillo.

Una comisión “desorbitada”
Fuentes jurídicas consultadas por El Confidencial aseguran que la comisión cobrada por los sobrinos del Rey fue “desorbitada”, ya que ambos se embolsaron 1,5 millones de euros por una operación de compraventa de 2,7 millones. Es decir, más de un 55% sobre el monto global, cuando lo habitual en estos casos es que la comisión de los intermediarios no supere el 5%. Don Juan Carlos, por su parte, cobró 901.518,16 euros en un cheque nominal de Ibercaja, al igual que sus hermanas Pilar y Margarita.
En total, la promotora CPV desembolsó 4,2 millones de euros al monarca y sus familiares. “Para enmascarar la estafa, los promotores trataron de dar una imagen de seriedad y solvencia al adquirir Villa Giralda. Si el Rey vendía su casa a CPV, las familias estafadas pensarían que invertían sus ahorros en una operación fiable”, añaden las mismas fuentes. Los afectados habían pagado una media de 500.000 pesetas -3.000 euros- en concepto de señal y un millón más de entrada -6.000 euros- por unas viviendas en los barrios de Sanchinarro, Las Tablas y Montecarmelo, en la zona norte de Madrid, que jamás llegaron a construirse.
Bruno Gómez Acebo, en conversación telefónica con este diario, rehusó ayer hacer comentarios. El sobrino del Rey confirmó que el juicio por la demanda de retroacción contra él y Marcos Gómez Acebo se celebra hoy en los juzgados de la Plaza de Castilla de Madrid, y se limitó a señalar: “Confío en probar mi inocencia”. A petición de ambos, la vista tendrá lugar a puerta cerrada.
El juez, según las fuentes jurídicas consultadas, ha accedido a esa solicitud con el fin de proteger su intimidad, dada su condición de familiares del jefe del Estado. En el juicio prestarán declaración los promotores de CPV, Francisco García Moreno y sus hijos Francisco Javier y Miguel Ángel García Sánchez, que cumplen condena en la prisión madrileña de Soto del Real por varios delitos de estafa.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir els comentaris brossa. Apreneu com es processen les dades dels comentaris.